COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por Martín Dayiub, Product Manager de Banghó.

Durante las vacaciones, tanto en la playa como en la montaña, los gadgets se exponen a factores externos que pueden perjudicarlos: el sol, agua, sal, arena y viento pueden causarles daños irremediables. Estos son algunos consejos y recomendaciones para cuidar y conservar tus dispositivos durante los días de descanso.

Evitar que se recalienten

La exposición excesiva al sol puede recalentar el equipo y dañar tanto la batería como la pantalla y su luminosidad. Las más vulnerables suelen ser las tablets por su portabilidad. Es por eso que se recomienda siempre dejarlas a la sombra y en un lugar fresco.

Si se trata de una notebook, es fundamental no apoyarla sobre superficies que obstruyan la ventilación cuando está encendida; además es necesario mantenerla apagada o en modo hibernación cuando no está en uso y limpiar las rejillas de ventilación y teclados para conservar al equipo aireado.

Protegerlos de la arena y el agua

Si ingresa arena al dispositivo puede afectar su funcionamiento; es una buena práctica la de utilizar un estuche y protector de pantalla para evitar el contacto directo. Sucede lo mismo con la tierra y el polvo en otros destinos turísticos. En caso de que el equipo haya quedado desprotegido, no soplarlo, ya que podría generar humedad; lo más prudente es realizar una limpieza rigurosa del equipo luego de las vacaciones.

Mantener siempre los dispositivos alejados del agua, sobre todo del agua salada. Si el equipo se moja, debe apagarse inmediatamente, secarlo con una toalla o papel absorbente, dejarlo a la sombra sin someterlo al calor de secadores y llevarlo a un servicio técnico para obtener las instrucciones adecuadas. Hay que tener extremo cuidado en las piletas climatizadas ya que el vapor puede provocar un corto circuito.

Cuidar la seguridad

Hacer un back-up antes de salir, ya que las redes de Wi-Fi públicas son muy útiles, pero suponen un peligro, ya que otras personas conectadas podrían interceptar información ajena. Es aconsejable conectarse siempre a la red Wi-Fi proporcionada por el establecimiento con contraseña. En caso de estar conectado a una red pública, evitar movimientos importantes como datos bancarios, tarjetas de crédito o compras online.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO