COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Internacional) Google está poniendo a prueba el proyecto Loon, una sofisticada "red de globos en el cielo", de cuya interconexión surge la capacidad de dar acceso a Internet a regiones que carecen de la infraestructura necesaria, sean estas zonas rurales, aisladas geográficamente o, incluso, afectadas por catástrofes naturales.

Cada uno de los globos de superpresión que conforman la red son colocados en la estratosfera, desde donde establecen conexión con bases terrenas de Internet, lo que permite acceder a esa red mediante antenas especiales a personas que habitan regiones alejadas de dicha infraestructura.

La prueba se está llevando a cabo en dos pueblos de Nueva Zelanda, Christchurch y Canterbury. El proyecto, si tiene éxito, solucionaría la falta o la dificultad de dar acceso a Internet a dos tercios de la población mundial.

Los globos, que inflados alcanzan los 15 metros de diámetro, están equipados con paneles solares que los nutren de un suministro energético renovable, y con la tecnología necesaria como para establecer conexión con las bases terrenas, con los otros globos y con las antenas de los potenciales usuarios. 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO