Por: Brian Krzanich, CEO de Intel (crédito de la imagen: Intel)
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Brian Krzanich es el director ejecutivo de Intel Corporation.

En las últimas dos semanas, intensos debates – y, lamentablemente, también actos de violencia – sobre cuestiones de raza y género nos recuerdan que todavía hay mucho por hacer para construir una sociedad que aborrezca los prejuicios y valore el amor por sobre el odio, como así también la igualdad de oportunidades para todos. Si bien resulta doloroso observar estos hechos, solicito a cada uno de ustedes que me ayuden a convertir esta tragedia en acciones, permitiendo que sirva como un recordatorio de lo importante que es para cada uno de nosotros tratar al otro con respeto y contribuir cada día para lograr un lugar de trabajo diverso e inclusivo.

¿Cómo podemos impulsar el cambio? Podemos dedicarnos a crear un espacio donde todos se sientan incluidos y respetados. Las empresas tecnológicas han estado hablando sobre diversidad por muchos años, pero los datos indican que el progreso ha sido lento. En 2015, desafié a nuestra empresa a que dé un paso adelante y haga algo más. No es suficiente decir que valoramos la diversidad, debemos alcanzar un avance real. Nos propusimos lograr para el año 2020 una fuerza laboral inclusiva que refleje la diversidad que vemos todos los días en el mundo que nos rodea. Con esto, alcanzaríamos la cantidad de empleados hispanos, afroamericanos, nativos americanos y empleadas mujeres en la consolidada fuerza laboral estadounidense de Intel de 50.000 integrantes logrando una representación plena. Pedimos a las otras empresas que se unan a este compromiso y nos enfoquemos en acciones y resultados reales.

En esta semana publicamos nuestro informe de mitad de año sobre diversidad e inclusión. Como podrán observar, hemos progresado en cuanto a números. El avance más significativo es la medida en que cada uno de nuestros empleados cree que hemos construido un ambiente diverso en Intel en el cual se valora la inclusión y no hay lugar para el odio.

Para lograr esto, continuaremos compartiendo nuestro tiempo y enfoque, nuestro arduo trabajo y dedicación, así como también 300 millones de dólares estadounidenses con el objetivo de ampliar las oportunidades para las mujeres y las minorías que no están suficientemente representadas en el ámbito laboral. Nos hemos comprometido a trabajar no a través de cupos, sino por medio de estrategias más inteligentes a largo plazo, tales como mejorar la permanencia de empleados de grupos subrepresentados; capacitar a todos los directivos de la empresa sobre gestión inclusiva y brindar recursos y herramientas de ayuda; contar con diversos equipos encargados de realizar entrevistas y evaluar el rendimiento; y crear una formación más consolidada de mujeres y subrepresentados para puestos de matemáticos, científicos, ingenieros y demás especialidades. Lo más importante es que hemos podido realizar esto sin que ningún grupo se sienta aislado o excluido de la cultura de Intel.

El debate y la confrontación constructiva son elementos esenciales de la cultura de Intel, pero no hay lugar para debate alguno en cuanto a nuestro compromiso con el trato y las oportunidades justas y equitativas para todos y el respeto mutuo cuando se discuten estos temas. Como lo dije dos años atrás al anunciar nuestro compromiso, mejorar la diversidad e inclusión es lo correcto no solo porque es beneficial para los negocios y para nuestros empleados, sino porque es simplemente lo que se debe hacer. Quiero agradecer a todos aquellos que han expresado sus opiniones y preocupaciones a lo largo de este camino que emprendimos juntos. Ninguna persona o grupo tiene todas las respuestas, y la inclusión significa que escuchamos los distintos puntos de vista.

En el punto intermedio de nuestro programa de cinco años, nuestro informe 2017 de mitad de año deja claro que la dedicación y el arduo trabajo están rindiendo sus frutos a niveles importantes. Hemos logrado un progreso considerable y hemos cerrado más de 65% de nuestra brecha hacia la representación plena, todo mientras se ha registrado un año récord 2016 para nuestro negocio y se espera lograr otro año record en 2017. También se establece claramente dónde queda aún trabajo por hacer. Este es un trabajo de suma importancia y debemos acelerarlo, especialmente en las áreas donde no hemos podido avanzar como quisiéramos. Por esa razón, estamos anunciando hoy que modificaremos nuestro objetivo: En vez de 2020, esperamos poder alcanzar la representación plena en la fuerza laboral de Intel para el año 2018, dos años antes de nuestro objetivo original.

Esto no será una tarea sencilla. Requerirá de una dedicación continua y el esfuerzo de cada empleado de Intel. Pero los empleados de Intel han hecho posible lo imposible durante 50 años. Con su apoyo, sé que podremos lograrlo nuevamente.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO