Adam Neumann, CEO de WeWork, y el arquitecto Bjarke Ingels. Fotografía: WEWORK
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Luego de semanas en las que permaneció expuesto a un profundo escrutinio por parte de los medios de comunicación Adam Neumann, el multimillonario israelí, CEO y cofundador la compañía de co-working WeWork, ha dejado su cargo y permanecerá en la empresa desempeñando el puesto de presidente no ejecutivo de la Junta Directiva, informó la empresa a través de un comunicado.

Neumann, que durante el mes de julio se hizo de más de 700 millones de dólares en préstamos y venta de acciones de su propia empresa en antelación a la Oferta Pública Inicial (OPI) de la misma, ha exhibido un comportamiento extraño cuando no errático en las últimas semanas, que ha sido ventilado en días recientes por The Wall Street Journal, que entre otras cosas ha informado de su adicción a las drogas y de su deseo de ser Primer Ministro de Israel.

Su deposición como CEO, que presumiblemente obedece a la publicación de tales hechos, implica que el vicepresidente de la compañía, Sebastian Gunningham, y el director de Operaciones Financieras, Artie Minson, asuman la dirección mancomunada de WeWork.

“Como cofundador de WeWork estoy orgulloso de este equipo y de la increíble compañía que hemos construido a lo largo de la última década”, expresó Neumann en el comunicado hecho público por la compañía. “Nuestra plataforma global se expande en la actualidad a 111 ciudades en 29 países en los que servimos a más de 527,000 miembros diariamente. En tanto nuestro negocio es más fuerte que nunca, en las últimas semanas el escrutinio del que he sido objeto se ha convertido en una distracción significativa, por lo que he decidido en beneficio de la empresa dejar mi cargo como CEO”.

El mes pasado, WeWork presentó el prospecto de su OPI luego de haber levantado 8,000 millones de dólares en valores de renta variables y fondos de deuda. Desde su fundación el año 2010 ha sido vista como unicornio tecnológico, al punto que al día de hoy cuenta con el apoyo de Goldman & Sachs, Benchmark, SoftBank, Fidelity Investments y T. Rowe Price. Sin embargo, aún no logra cuadrar las cuentas: en 2017 tuvo ingresos por 886 millones de dólares y pérdidas netas por 933. En 2018 ambas estadísticas aumentaron, para bien y para mal: 1,820 millones de ingresos, por 1,900 de pérdidas. Pese a todo lo anterior, la compañía ha sido valuada en 47,000 millones de dólares.

La caída de Neumann trae consigo consecuencias familiares: Rebekah Neumann, su esposa y también cofundadora de la firma, también ha sido relegada del cargo que desempeñaba en la compañía: cofundadora y CEO de WeGrow, una filial de WeWork que actúa como un colegio para emprendedores.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO