COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Liviano y abundante, el hidrógeno posee un rol esencial en la mezcla de energías. Ahora que la primera producción estándar de autos a hidrógeno y eléctricos ha sido lanzada al mercado, esta solución energética está llegando a la Argentina.

La energía del hidrógeno puede compensar las intermitencias (variaciones diurnas/nocturnas de energía solar, flujo irregular de energía eólica) de las energías renovables almacenando los excesos de electricidad producido durante períodos de alta producción y/o bajo consumo. Ello hace del hidrógeno una interesante solución para los desafíos de la transición energética.

Si el 1% de los autos en circulación del mundo fueran convertidos a hidrógeno se crearía un mercado de hidrógeno estimado de 15 billones de euros.

El auto a hidrógeno es un claro ejemplo de un primer paso hacia la “sociedad de hidrógeno”.

  1. Satisfacción y performance

El auto a hidrógeno es un vehículo que produce su propia energía eléctrica “a bordo” con una célula que funciona a hidrógeno. Mientras el auto desarrolla características similares a aquellos autos convencionales, también ofrece muchos beneficios adicionales a sus usuarios.

  1. Polución Cero

El único subproducto de los vehículos a hidrógeno es el agua. Ellos son muy eficientes en viajes de larga distancia, los cuales habitualmente contabilizan el 75% de las emisiones de CO2 del sector de transporte.

  1. Ruido Cero
  2. Rápida carga de batería larga vida

Gracias a las estaciones de hidrógeno instaladas por Air Liquide, la carga es extremadamente fácil y segura y lleva menos de 5 minutos hacerla. Una simple carga de hidrógeno le brinda al auto una autonomía de manejo de más de 300 millas.

100 estaciones de hidrógeno de Air Liquide han sido diseñadas e instaladas en todo el mundo

Air Liquide se encuentra trabajando activamente en el desarrollo del sector de energía de hidrógeno en el mundo. El Grupo ha diseñado e instalado casi 100 estaciones de hidrógeno en Europa (Francia, Dinamarca, Holanda, Alemania y Bélgica); Asia (Japón y Corea); América del Norte (USA y Canadá) y el Medio Oriente (Emiratos Árabes)

Hacia una producción baja de carbón “Blue Hydrogen”

El hidrógeno puede ser producido de varias fuentes de energía incluyendo gas natural y energías renovables. El Grupo Air Liquide está comprometido para producir por lo menos el 50% de la energía de hidrógeno sin emisiones de CO2 para el 2020.

Para lograrlo, Air Liquide combina el reforming de biogás, el uso de energía renovable durante la electrólisis del agua y el uso de tecnologías para capturar y mejorar el carbón emitido durante el proceso de producir hidrógeno a partir de gas natural.

Aún si es producido de gas natural, el hidrógeno es una energía virtuosa: para similares distancias recorridas, el auto a hidrógeno permite disminuir las emisiones de efecto invernadero en, por lo menos un 20%, comparado con la combustión de vehículos.

La “sociedad de hidrógeno”

Gracias a la experiencia desarrollada en la industria (aeronáutica, espacial y petroquímica), Air Liquide gestiona la cadena de valor completa de hidrógeno, de la producción al almacenaje, de la distribución y desarrollo de aplicaciones para usuarios finales, de esta forma contribuye a una amplia utilización del hidrógeno como fuente de energía limpia, especialmente para la movilidad.

Además, del mercado de vehículos particulares, Air Liquide abastece a las estaciones de carga para colectivos, buses y autoelevadores. Europa, Canadá y los Estados Unidos han visto emerger varios programas de desarrollo de mercado de células de combustible para autoelevadores o barcos de pasajeros.

El hidrógeno puede utilizarse para el transporte público, para flotas de vehículos y para autos de pasajeros.

Hidrógeno para autos de pasajeros

Con un tiempo de carga menor a los 5 minutos en un rango de 500 km, las células de combustible de hidrógeno son eficientes para viajes de larga distancia. Dichos viajes representan el 75% de las emisiones de CO2 para el sector del transporte. Además, los motores con células de combustible de hidrógeno no generan ninguna polución en el punto de uso: 0 emisiones de CO2, 0 partículas y 0 ruidos.

Hidrógeno para el transporte público

El Grupo Air Liquide abastece una estación de hidrógeno en Oslo, Noruega, para recargar buses operados por una compañía noruega de transporte. Otra estación en Aargau, Suiza, donde las autoridades locales también operan más móviles.

Hidrógeno para flota de vehículos

Los vehículos de célula de combustible de hidrógeno tienen todas las ventajas de los vehículos eléctricos sin desventajas: cero polución con un rango mayor, y más rápido, de recarga. Muchas compañías lo tienen en uso como, La Poste (servicio de correo francés), que utilizan Symbio Renault Kangoo ZE-H2 vehículos utilitarios como parte del proyecto (auspiciado por la European Regional Development Fund y la French Auvergne-Rhône-Alpes region), Así como STEP (Société du Taxi Electrique Parisien- Parisian Electric Taxi firm), que posee taxis motorizados por hidrógeno.

Air Liquide llega a Argentina en 2010 inaugurando su planta de Campana la cual posee una capacidad de producción de 14700m3 de hidrógeno Del proceso de producción de hidrógeno se libera dióxido de carbono que se captura, purifica y comercializa en el mercado alimenticio (bebidas carbonatadas). Se producen 120 ton/diarias de dióxido de carbono (CO2).

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO