COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En un año en el que la empresa parecía ir cuesta abajo indefinidamente, Airbnb da un golpe de volante y sale a la Bolsa con una valoración inicial de entre los 39.000 y 42.000 millones de euros.

Airbnb tuvo dificultades en el periodo inmediatamente posterior al brote del virus cuando los viajes se paralizaron. Pero a medida que se levantaron los confinamientos, más viajeros optaron por reservar casas en lugar de hoteles, lo que ayudó a Airbnb a anunciar un beneficio sorprendente en el tercer trimestre.

Ver más: Si necesita viajar, lea esto antes de elegir dónde hospedarse

Expertos analizan desde The Motley Fool, que comienzan a hablar de Airbnb como una apuesta a tener en cartera de cara al largo plazo por algunos factores que seguirán siendo tendencia como el auge del teletrabajo y el incremento del turismo tras la crisis del COVID-19.

El CEO de Airbnb, Brian Chesky, representa un “nuevo tipo de CEO”: así ha liderado una compañía que ha pasado de estar cerca del colapso a afrontar una salida a bolsa de 25.000 millones

La capitalización bursátil de la firma escaló por encima de los 86.000 millones de dólares (más de 71.000 millones de euros), similar al acumulado entre las grandes hoteleras americanas (Marriot, Hilton, Hyatt, Choice Hotel y Starwood) y el triple del valor de las grandes europeas (IHG y Accor).

Según diversos analistas, el ascenso fulgurante es irreal. “El valor no guarda relación con lo que genera la compañía. Lo que ocurre es que el mercado la percibe como una tecnológica que puede ser un disruptor y por eso la valora más”, argumenta Ivar Yuste, socio de la consultora hotelera PHG.

Ver más: Cómo serán los “Hoteles Covid Free”

La plataforma de alquiler turístico suma 5,6 millones de anuncios activos (hasta el 30 de septiembre de este año) en más de 200 países y 100.000 ciudades, según relatan portavoces de la firma en España. Esto se traduce en más de 800 millones de llegadas a alojamientos anunciados en Airbnb desde su inicio y más de 110.000 millones de dólares en ingresos para los anfitriones.

Los nuevos accionistas de Airbnb invierten con la idea —y la esperanza— de que la firma se convierta en un futuro próximo en ese elemento disruptor del sector, en un momento en el que la digitalización es clave para la actividad económica.

“Airbnb ofrece una clara ventaja sobre los hoteles, ya que permite el acceso a cocinas, ofrece estadías a largo plazo y tiene una amplia gama de precios y opciones, lo que permite a los viajeros a satisfacer fácilmente sus necesidades”, cuentan desde JPMorgan. “Todo esto debería reflejarse en su cotización a largo plazo”, añaden.

“Si la economía del turismo se duplica durante la próxima década, eso se traducirá en 1,6 billones de gastos en viajes y experiencias, lo que proporciona a Airbnb a acceder a aún más grande”, resaltan desde JPMorgan.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO