COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El gigante de los servicios en web Amazon aseguró este lunes por escrito y en un juzgado que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, influyó directamente para que la compañía no obtuviera una adjudicación pública multimillonaria. Trump “expresó repetidamente su determinación de, en sus propias palabras ‘joder a Amazon”, asegura la denuncia.

El movimiento de la empresa es el último capítulo en un enfrentamiento de altura entre el presidente y el hombre más rico de Estados Unidos, Jeff Bezos, fundador y primer ejecutivo de Amazon. Bezos es también el dueño de The Washington Post, un diario al que Trump ataca constantemente en su cuenta de Twitter y al que coloca a la cabeza de una especie de conspiración de medios progresistas contra él.

El Pentágono anunció en el verano de 2018 el concurso de un contrato por valor de 10.000 millones de dólares para mover a la nube sistemas enteros de seguridad (JEDI, por las siglas del título en inglés) durante 10 años. El encargo requiere de una enorme capacidad de almacenamiento y gestión al alcance de muy pocas empresas. Se presentaron Amazon Web Services (AWS), Google, Microsoft, IBM y Oracle. Amazon es el líder de servicios de almacenaje en web (por ejemplo, casi todo el material de Netflix está en sus servidores) con un 48% de cuta de mercado. Solo Amazon y Microsoft, que tiene un 15,5% del mercado, llegaron al final.

El pasado 25 de octubre, contra todo pronóstico, el Pentágono anunció que el contrato sería para Microsoft. Portavoces de Amazon se declararon inmediatamente sorprendidos y extendieron de manera oficiosa sus sospechas de que el presidente había influido para dañar al gigante del comercio electrónico y, más concretamente, a Bezos. El contrato es tan grande que puede reequilibrar la posición de cada empresa en el mercado. El mes pasado, Amazon anunció su intención de recurrir.

“El riesgo es alto”, afirma la denuncia presentada este lunes ante la Corte Federal de Reclamaciones en Washington. “La cuestión es si el presidente de Estados Unidos puede utilizar el presupuesto del Departamento de Defensa para perseguir sus propios objetivos personales y políticos”.

“Cualquier revisión a fondo de la decisión revela errores indignantes en casi todos los puntos de evaluación, desde ignorar las fortalezas exclusivas de la propuesta de AWS hasta pasar por alto claras deficiencias en la propuesta de Microsoft a la hora de cumplir los requisitos técnicos, o desviarse por completo de los propios criterios de evaluación de Defensa para dar la falsa impresión de que las dos ofertas eran similares”, se lee en la introducción de los argumentos de la queja. “Estos errores, sin embargo, no son meramente resultado de una decisión caprichosa. Son resultado de una presión inapropiada del presidente Donald Trump”, acusa.

“Los errores descarados e inexplicables de Defensa en la adjudicación a Microsoft hacen evidente que el mensaje del presidente Trump ha tenido el efecto predecible que se proponía”. La denuncia pasa a continuación a detallar las múltiples ocasiones en las que Trump se ha referido a Amazon, a Bezos y al Post en términos derogatorios.

Dos de esos momentos son especialmente reveladores. En un libro publicado recientemente por uno de los asesores que escribían los discursos del exsecretario de Defensa Jim Mattis, se asegura que en el verano de 2018 Trump ordenó directamente a Mattis “joder a Amazon” y dejarle sin el codiciado contrato. En agosto de 2019, cuando la industria ya estaba esperando la adjudicación y supuestamente estaba en su fase final, Trump ordenó al nuevo secretario de Defensa, Mark Esper, que hiciera una “investigación independiente” del proceso. Días antes de que se anunciara la adjudicación, Esper comunicó que se recusaba de la decisión.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO