COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Amazon (AMZN) y Microsoft (MSFT) anunciaron resultados financieros la semana pasada. Aunque las dos empresas cuentan con un conglomerado amplio de productos y servicios -Amazon (eCommerce, Kindle, publishing, Fire tablet, AWS) y Microsoft (aplicaciones de productividad, teléfonos, Xbox, Windows, Azure)- ambas compañías están luchando cabeza a cabeza por el lucrativo mercado de cómputo en la nube. La nube es tanto para Microsoft como para Amazon el principal motor de crecimiento de sus negocios y, en parte, de sus utilidades. En este apetecido mercado, sus competidores más cercanos son Alphabet e IBM.

Durante el cuarto trimestre de 2015, las ventas de Amazon Web Services (AWS) representaron US$ 2.400 millones, registrando un crecimiento del 69% con respecto al mismo periodo del año anterior y una ganancia operativa de US$ 687 millones, un incremento del 186% con respecto al año anterior. El crecimiento de los ingresos, sin embargo, fue menor al promedio del 78% de los trimestres anteriores.

Así, durante todo 2015, AWS ha representado para Amazon ventas por US$ 7.880 millones, solo el 7 % de las ventas totales de Amazon de US$ 107.000 millones, pero casi la mitad de sus ganancias netas.  

Amazon Web Services está disponible en 32 zonas a nivel mundial y se espera que 11 zonas más estén disponibles este año, incluidas Canadá y Corea. Se entiende por zona una región cubierta por los servicios de nube a los cuales pueden acceder los usuarios. En América Latina, los servicios de AWS se ofrecen desde Brasil, donde Amazon tiene los servidores. Desde estas zonas Amazon arrienda poder de cómputo a las empresas. Los servicios de cómputo en la nube que entrega Amazon van desde Nube Privada Virtual pasando por servicios de almacenamiento, correo electrónico, espacios virtuales, analítica y bases de datos relacionadas, por mencionar solamente algunos.

Amazon espera que este segmento siga creciendo y continuará realizado inversiones para aumentar su cobertura a escala global.

En el caso de Microsoft, la compañía anunció sus resultados del segundo trimestre del año fiscal, el cual finalizó el 31 de Diciembre de 2015. Microsoft registró ventas por US$ 23.800 millones durante el trimestre y tuvo un ingreso neto de US$ 5.000 millones. Aunque sus negocios tradicionales declinaron, hubo crecimientos en el área de nube.

La unidad de negocios de nube de Microsoft, Intelligent Cloud, donde se incluye tanto el servicio Azure, que compite directamente con AWS, creció 5% durante el trimestre. Dentro de Intelligent Cloud se incluye también Office 365, la versión de nube de sus aplicaciones de productividad, la cual cuenta ahora con 20,6 millones de suscriptores en comparación con los 9,2 millones del año anterior.

Los ingresos de productos para servidores y los servicios de nube crecieron 10%. Los ingresos por Azure, la plataforma de computo en la nube, crecieron 140% durante el trimestre.

Durante la conferencia telefónica con analistas, Satya Nadella, CEO de Microsoft, dijo que “seguimos avanzando hacia nuestras metas. Nuestro negocio de nube representa ventas anuales por US$ $ 9.400 millones, más del 70% año tras año y casi a mitad de camino a nuestra meta de US$ 20.000 millones. Casi hemos duplicado nuestros clientes en la nube en los últimos 12 meses”.

Durante el trimestre, Microsoft invirtió US$ 2.000 millones en centros de datos y servidores para hacer frente a la creciente demanda de servicios de nube a nivel global.

Wall Street recibió con agrado las noticias de Microsoft y la acción subió 5,83 % luego de los resultados. La acción de Amazon cayó 7,61% por los resultados de la empresa en áreas diferente a AWS.

Para las empresas de todo tipo y tamaño, la nube es atractiva no solo por los ahorros en costos sino por la efectividad y rapidez. Por ejemplo, una empresa puede alquilar poder de cómputo en la nube en las épocas mas congestionadas de su negocio y dejar de utilizarlos en las épocas menos congestionadas, en lugar de tener con construir centros de datos costosos con tecnologías que eventualmente quedarán obsoletas y con grandes inversiones en el tiempo. Microsoft Azure cobra por el minuto de uso mientras que Amazon cobra por la hora, permitiéndoles a las empresas, de manera segura y confiable, pagar por la capacidad de cómputo solamente cuando la requieren.  Esta tendencia de la nube está cambiando aceleradamente el mercado de tecnología, desplazando a los jugadores tradicionales e impulsando nuevas ofertas de servicios.

Información adicional de los resultados de Amazon y de Microsoft.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO