Fotografía: ANA DE SARACHO/TWITTER
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Ana de Saracho O’Brien, abogada de profesión y actual directora de Asuntos Regulatorios de Telefónica, tiene claro que en las industrias de la tecnología y las comunicaciones, tradicionalmente consideradas como masculinas, en muchas ocasiones son las propias mujeres las que se ponen el pie a sí mismas.

“¿Qué hacemos las mujeres en esta parte de autocrítica? No me cuesta nada decírtelo. Porque me lo he dicho a mí misma muchas veces y se lo he dicho a mucha gente. Hay veces que somos nosotras mismas las que complotamos en contra de nosotras mismas en este crecimiento y en esta carrera profesional en el sector de telecomunicaciones que, por obvias razones, están más etiquetadas como para hombres”, dice De Saracho, quien participó en el foro “El liderazgo de las mujeres en la industria”, en el marco de la Expo Convergencia Show.MX que se celebra estos días en la Ciudad de México.

Con 23 años de experiencia en el sector, en el que ha trabajado alternativamente en la Comisión Federal de Telecomunicaciones, en Telcel y en América Móvil, De Saracho reconoce que ciertamente se ha avanzado en el tema de la inclusión de género, pero aún queda mucho por hacer.

“Claramente hay avances, eso lo quiero dejar dicho desde el principio, ha habido muchísimos. Yo llevo 23 años en esto, he visto y he sido parte de ese cambio. Y si bien es cierto que hay muchos temas que a nivel profesional podemos mejorar, también lo es que en el tema personal hay mucho por hacer”.

La abogada se refiere a la disyuntiva que en ocasiones padecen algunas mujeres y que enfrenta su desempeño profesional con su desarrollo personal. “Es increíble, pero me sigo encontrando con mujeres que sus 30 me dicen: ‘Si subo sacrifico el poderme casar, no encuentro a un hombre que se quiera casar conmigo’. Y es así porque se sienten amenazados por mujeres que son muy echadas para adelante”, cuenta.

Aunado a lo anterior, De Saracho también piensa que en algunas empresas de la industria es necesario instrumentar procesos de visibilidad con el objetivo de que más mujeres ingresen a posiciones clave y de toma de decisiones.

“La mentoría es un ejercicio que te da habilidades y capacidades. Cuando encuentras a esta persona, el sponsor, que no es quien te ayuda a llenar tu currículum sino la persona que te ayuda a ponerlo en la mesa correcta en el momento correcto, se da un gran paso. Hay mujeres brillantes que no pasan nunca de un nivel. Y es así porque no están visibilizadas dentro de sus empresas”, asegura.

En el mismo sentido, apunta al gran nivel de deserción femenino que existe en los ámbitos de la tecnología y las comunicaciones: “Hay una gran deserción de mujeres en estas carreras, y es así porque se cansan de buscar esa visibilidad, de querer ser escuchadas”.

Al mismo tiempo, señala la existencia de esa tara cultural que discrimina la presencia de mujeres en profesiones que tradicionalmente están dominadas por hombres.

“En Telefónica la mitad de los empleados de la empresa trabaja en áreas de red, en áreas de ingeniería, de la parte core del servicio que se presta, y la otra mitad están en marketing, ventas,  etc. Pero si analizamos ese primer 50%, es ahí donde menos mujeres hay. En ese sentido creo que, tristemente, hay una parte cultural que se está replicando”.

De Saracho, quien también imparte el Módulo de Derecho de las Telecomunicaciones en el diplomado de Derecho de las Tecnologías en el ITAM, tiene claro que en la medida en que el trabajo de las mujeres de la industria se haga más visible, la brecha de género irá desapareciendo.

“Las mujeres queremos crecer todas. Nada más es visibilizar las cosas. En mis contrataciones –y Telefónica lo intenta hacer en general–, hago paneles donde siempre hay hombres y mujeres, y las decisiones las tomamos tres o cuatro personas, no sólo yo. Y se hace así para buscar no una cuota de género sobre las plazas, sino sobre las reglas de contratación”, concluye.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO