Oficinas Centrales de Adobe Inc. en San José, California. Foto: Coolcaesar CC BY-SA 4.0
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Adobe Inc. es una de esas tecnológicas que nacieron en un garaje. En este caso, pertenecía a John Warnock, uno de los dos fundadores de la compañía, siendo el otro Charles Geschke. El año era 1982. El nombre de la compañía surgió a partir de la circunstancia de que el Arroyo Adobe, situado en Los Altos, California, corría detrás de la casa de Warnock.

Ambos habían trabajado en Xerox PARC y salieron de ahí con la intención de desarrollar y comercializar el programa de software PostScript, un lenguaje descriptivo de páginas que sería utilizado por impresoras. La idea lucía tan revolucionaria, que Steve Jobs les ofreció cinco millones de dólares por la compañía, pero Warnock y Geschke se negaron a venderla.

Sin embargo, los inversionistas de Adobe los instaron a asociarse con Jobs de alguna forma, y acordaron venderle 19% de acciones, por el cual el Mago de Cupertino pagó un múltiplo de cinco veces el valor de la compañía en ese tiempo, más la tarifa de una licencia de PostScript con duración de cinco años por adelantado. Gracias a esto, Adobe se convirtió en la primera empresa en Silicon Valley en volverse rentable durante su primer año.

Constituida como una empresa de capital abierto, Adobe jugó un rol preponderante en la revolución de la llamada autoedición cuando Apple integró el programa PostScript a su línea de impresoras LaserWriter en 1985. Su ingreso a NASDAQ tuvo lugar un año más tarde.

Muchos son los programas desarrollados por la empresa que con el paso del tiempo se volvieron icónicos y en algún punto nostálgicos como son los casos de Illustrator y Photoshop, pero sin duda fueron la creación del PDF (Portable Document Format) y el programa Adobe Acrobat and Reader las que hicieron trascender a la compañía a niveles estratosféricos.

Gráfica: Yahoo! Finance

El comportamiento de las acciones de Adobe Inc. durante los últimos 12 meses, pasaron de estar valuadas en un confortable precio de 250.59 dólares hace exactamente un año, a desplomarse a 205.16 el 24 de diciembre de 2018, hasta trepar a 311.27 el 26 de julio pasado, para finalmente situarse en 287.69 al cierre del día de ayer.

Adobe Inc. tiene 487.54 millones de dólares en acciones en circulación, mientras que el valor actual de la compañía estaría cifrado en 142,130 millones de dólares de acuerdo a las últimas estimaciones.

Hacia el final del trimestre que concluyó el 19 de mayo pasado (los años fiscales de Adobe discurren de diciembre a noviembre), la compañía generó 2,740 millones de dólares en ventas, es decir, 1.46% más de las estimaciones promedio de los analistas de Wall Street que tan sólo esperaban ingresos por 2,700 millones.

En lo general puede decirse que la tendencia observada los pasados 12 meses en los títulos de Adobe Inc. es positiva, manteniendo una curva ascendente si bien arruinada por esa estrepitosa caída en diciembre pasado y algunas contracciones que no obstante han sido superadas. Se diría que apostar por sus títulos implica cierto riesgo, pero en el largo plazo se puede esperar un gran retorno de inversión.

En TyN Análisis NASDAQ 100 apostamos por ella.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO