Oficinas Centrales de AMD en Sunnyvale, California. Fotografía: Coolcaesar CC BY-SA 4.0
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uno de los sectores que ha resentido con mayor severidad los efectos de la guerra comercial que tiene enfrentados a China y Estados Unidos es el de los semiconductores. Advanced Micro Devices Inc., uno de los principales protagonistas de la industria, ha visto caer sus ventas e ingresos durante los dos últimos trimestres, en relación a los mismos periodos del año anterior. Esto se debe a la desaceleración cíclica en la demanda motivada por la incertidumbre macroeconómica.

Sin embargo, el comportamiento de sus acciones en los últimos cinco años registra una curva ascendente con tan sólo una caída pronunciada en diciembre pasado, tras lo cual ha vuelto ha recuperarse de manera notable en los últimos meses. El 30 de julio, cuando presentó el balance del segundo trimestre, las ganancias coincidieron con las expectativas que se tenían y las ventas superaron ligeramente sus previsiones.

Ahora bien, para el trimestre que finaliza en septiembre, AMD espera generar ingresos de 1,800 millones de dólares, lo que significaría 9% más en relación al mismo periodo de 2018. Los analistas, empero, tienen contempladas ventas por 1,940 millones.

La estabilidad de la compañía descansa en la llegada de Lisa Su, que tomó el control de AMD en octubre de 2014 y bajo cuya administración las acciones de la empresa de Santa Clara, California, pasaron de cotizar en 1.61 dólares por título en julio de 2015, hasta alcanzar 34.19 el 5 de agosto pasado, para situarse en 31.45 a cierre del día de ayer.

Gráfica: Yahoo! Finance

Su, una ingeniera en electricidad de origén taiwanés que antes trabajó en Texas Instruments, IBM y Freescale Semiconductor, condujo a AMD a una nueva era con la incorporación de los procesadores Ryzen PC y los chips Epyc para servidores el año 2017. Bajo su liderazgo, la empresa adelantó a Intel en la fabricación de CPUs de nodos más pequeños, dotando a sus productos de una ventaja notable en cuanto a velocidad y desempeño. En la actualidad AMD produce chips en escala de 7 nanómetros, mientras que Intel no ha podido reducir sus chips de 10 nanómetros.

AMD e Intel siempre han competido en el terreno de la manufactura de las unidades centrales de procesamiento (CPUs, por sus siglas en inglés) para computadoras personales y servidores, mientras que en lo tocante a las unidades procesadores de gráficos (GPUs) que operan en PC’s, consolas de juegos y centros de datos, su principal competidor es Nvidia.

La empresa fue fundada en mayo de 1969, por lo que está cumpliendo 50 años de existencia. Se hizo pública en 1972, debutó en la New York Stock Exchange en 1979 y tiempo después pasó a formar parte de NASDAQ. En marzo de 2009, se convirtió en lo que se conoce como empresa fabless, es decir, dejó de tener sus propias fábricas para subcontratar la fabricación de sus productos.

Pese al notable desempeño de sus títulos en los últimos años, el actual no es el mejor momento para invertir en AMD. Como se mencionó al principio, existe una desaceleración cíclica en el sector amén de la tensión provocada por el conflicto comercial entre China y Estados Unidos. Y si bien en lo general su desempeño en la bolsa de valores luce estable, también es cierto que hay momentos en que se conduce de manera errática.

En TyN Magazine nos mostramos cautos: apostaremos por AMD en una mejor ocasión.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO