COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Un exingeniero de Apple ha revelado que en 2005 el gigante tecnológico ayudó al Gobierno de Estados Unidos a crear un dispositivo especial que se vería y funcionaría exactamente igual que un iPod, pero con un hardware personalizado que permitiría registrar ciertos datos de manera secreta.

David Shayer lo cuenta en su blog:

“Era un día gris a finales de 2005. Estaba sentado en mi escritorio, escribiendo código para el iPod del año siguiente. Sin llamar, el director de iPod Software, el jefe de mi jefe, entró abruptamente y cerró la puerta detrás de él. Fue al grano. “Tengo una tarea especial para ti. Tu jefe no lo sabe. Ayudarás a dos ingenieros del Departamento de Energía de EE. UU. A construir un iPod especial. Informar sólo a mí “.

Al día siguiente, la recepcionista me llamó para decirme que había dos hombres esperando en el vestíbulo. Bajé las escaleras para encontrarme con Paul y Matthew, los ingenieros que construirían este iPod personalizado.

Te contamos cuánto gana Apple en una hora

El iPhone 12 se lanzaría en dos fases

Te mostramos el iPhone low cost ahora en Argentina

Querían agregar algún hardware personalizado a un iPod y grabar datos de este hardware personalizado en el disco del iPod de una manera que no se pudiera detectar fácilmente. Pero todavía tenía que verse y funcionar como un iPod normal.

Ellos harían todo el trabajo. Mi trabajo consistía en brindarles la ayuda que necesitaran de Apple….”

Shayer nunca llegó a saber para que sirvió este hardware ultrasecreto, pero cree que el dispositivo ordenado por el Departamento de Energía —responsable de los programas de energía nuclear y armas nucleares de EE.UU.— fue un prototipo de un contador Geiger “sigiloso” para medir la radiactividad.

“Podrías caminar por una ciudad, escuchando tus canciones de manera casual, mientras registras pruebas de radioactividad —escaneando uranio de contrabando o robado, por ejemplo, o evidencias de un programa de desarrollo de bombas sucias— sin posibilidad de que la prensa o la gente se enterase de lo que estaba pasando”, sugiere Shayer.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO