COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Apple ha contratado a un pequeño equipo de ingenieros biomédicos para trabajar en una oficina en Palo Alto, California, a kilómetros de la sede corporativa. Forman parte de una iniciativa secreta, inicialmente prevista por el co-fundador de Apple tarde Steve Jobs, para desarrollar sensores que pueden –de forma no invasiva y continua- monitorear los niveles de azúcar en la sangre para tratar mejor la diabetes.

Muchas compañías de ciencias de la vida han intentado y fallado en este propósito, ya que es muy difícil seguir los niveles de glucosa con precisión sin perforar la piel. Uno de los proyectos consiste en sensores ópticos que podrían medir los niveles de glucosa mediante una luz especial.

Según información publicada por CNBC, las investigaciones llevan cinco años. Los trabajos prevén el uso dispositivos wearables, como relojes inteligentes, que se utiliza para vigilar signos vitales, como los niveles de oxígeno, la frecuencia cardíaca y la glucosa en la sangre. En 2010, Apple adquirió una compañía llamada Cor, después de que el entonces CEO Bob Messerschmidt enviara a Jobs un correo electrónico frío sobre el tema de las tecnologías de sensores para la salud y el bienestar. Messerschmidt se unió más tarde al equipo de Apple Watch.

El equipo de glucosa reporta a Johny Srouji, VP senior de tecnologías de hardware de Apple. Anteriormente habría sido dirigido por por Michael D. Hillman, que dejó Apple a finales de 2015 y más tarde se unió a Oculus de Facebook como jefe de hardware. La página de LinkedIn de Hillman lo enumera como un “papel confidencial” en las tecnologías de hardware de Apple.

De acuerdo con la publicación estadounidense, unas 30 personas trabajaban en ese grupo desde hace un año. Pero la especulación ha estado dando vueltas por la compañía ya que Apple contrató a varios expertos biomédicos de empresas como Vital Connect, Masimo, Sano, Medtronic y C8 Medisensors. Algunas de estas personas se unieron al equipo reservado dedicado a la glucosa, mientras que otros están en el equipo de Apple Watch.

La detección precisa de los niveles de glucosa sin pinchar la piel es un desafío para las ciencias médicas y las tecnológicas. El avance sería una bendición para millones de personas con diabetes, estimularía nuevas investigaciones médicas y abriría un mercado potencial para que los consumidores rastreen su azúcar en la sangre para obtener información sobre su salud y bienestar.

Apple no es la única empresa de tecnología que  busca oportunidades en el negocio. En realidad, el equipo de ciencias de la vida de Google está trabajando actualmente en una lente de contacto “inteligente” para medir el azúcar en la sangre a través del ojo, y se asoció con DexCom en 2015 para desarrollar un dispositivo de detección de glucosa no más grande que un apósito de contacto.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO