COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El grupo taiwanés Foxconn, principal ensamblador del iPhone y el iPad de Apple, dijo ayer que está preparado para trasladar a otros países la producción que ahora concentra en China si la guerra comercial con EEUU así lo aconseja. Foxconn, uno de los grandes fabricantes de dispositivos de Apple y de otras tecnológicas, trató de enviar un mensaje de tranquilidad a sus clientes norteamericanos y a sus propios accionistas ante el potencial impacto de un recrudecimiento comercial y una nueva subida de aranceles entre las dos potencias.

En la primera conferencia del grupo en sus 45 años de historia, Foxconn explicó que un 25% de su capacidad está ya fuera de China y añadió que la planta de Wisconsin (EEUU), en la que fabricará pantallas y servidores, entre otros productos, estará operativa a finales de 2020.

Fuera del mercado chino, Foxconn tiene plantas en Brasil, México, Japón, Vietnam, Indonesia, República Checa, EEUU y Australia, según la propia empresa.

Con una capacidad de producción exterior en aumento, Liu Young-way, miembro del comité gestor creado para relevar al fundador Terry Gou -va a ceder el mando para presentarse a las elecciones presidenciales de Taiwán- dijo que, si fuera necesario ante un empeoramiento de la situación, toda la producción destinada a EEUU podría realizarse fuera de China.

El directivo aclaró que ni Apple ni ningún otro cliente norteamericano le han pedido trasladar la producción, aunque reconoció que la situación económica y de la industria cada vez es “más desalentadora y la situación es impredecible”.

DEPENDENCIA DE APPLE

No obstante, los analistas coinciden en que, si se confirmaran los peores presagios, el reto para Foxconn sería complejo. Actualmente, en torno a la mitad de sus ingresos -facturó 149.000 millones de euros en 2018- proviene de Apple y la mayor parte de su producción se concentra en China, donde emplea a cientos de miles de trabajadores.

Para reducir la dependencia de Apple, Foxconn compró hace tres años la firma japonesa Sharp para desarrollar su propia marca de electrónica de consumo y ha impulsado su presencia en el negocio de semiconductores.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO