Planta de fabricación de Apple en Austin, Texas. Fotografía: APPLE
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Después de algunos meses en los que circularon rumores en relación a que Apple retiraría la fabricación de su computadora de escritorio Mac Pro de Shanghái, China, para establecer nuevamente su centro de producción en Austin, Texas, la compañía fundada por Steve Jobs confirmó lo anterior a través de un comunicado publicado en su página de noticias.

En lo que supone un revés para la mano de obra china y un adoctrinamiento con el régimen proteccionista establecido por Donald Trump, la última generación de la Mac Pro, que fue presentada en la Conferencia Mundial de Desarrolladores de Apple (WWDC, por sus siglas en inglés), comenzará a fabricarse en breve en la misma planta en la que solía ensamblarse desde el año 2013.

El movimiento, que Apple justifica como parte del compromiso establecido con el crecimiento de la economía de Estados Unidos, implica que en adelante los componentes de la Mac Pro serán fabricados por diversos fabricantes locales cuyas sedes se localizan en los estados de Texas, Vermont, Pensilvania, Oregon, Maine, Nuevo México, Arizona y Nueva York, entre otros.

De acuerdo al comunicado, la repatriación de la manufactura de la computadora más insigne desarrollada por la firma de Cupertino, California, fue posible debido a una exclusión federal de producto que Apple ha tenido que acatar en relación a ciertos componentes vitales. En este sentido, aseguran que el valor de los nuevos componentes fabricados en Estados Unidos es 2.5 veces mayor que el que poseía la anterior generación de la Mac Pro.

“La Mac Pro de Apple es la computadora más poderosa de todos los tiempos y estamos orgullosos de fabricarla en Austin. Agradecemos a la actual administración por su apoyo para posibilitar esta oportunidad”, señaló Tim Cook, CEO de la empresa, en el comunicado. “Creemos profundamente en el poder la inventiva estadounidense. Esa es la razón por la que los productos de Apple son diseñados y desarrollados en los Estados Unidos, hechos con partes procedentes de 36 estados, lo cual supone el sostenimiento de 450,000 empleos de proveedores estadounidenses, y vamos a continuar creciendo aquí.

El alineamiento de Apple con las políticas dictadas por la administración de Donald Trump en los meses recientes, tiene lugar en un momento de impasse en la guerra comercial que tiene enfrentados a Estados Unidos y China. La compañía se ha comprometido a invertir 350,000 millones de dólares en la economía estadounidense para el año 2023, algo que debe sonar como música en los oídos del actual inquilino de la Casa Blanca de cara las elecciones presidenciales del próximo año.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO