COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El gobierno argentino bajará del 35% al 0% el arancel de importación para computadoras y tabletas a fin de marzo. La medida ya tiene consecuencias en las actividades de los ensambladores locales.

La decisión gubernamental busca bajar los precios de los artículos tecnológicos en el país, uno de los más onerosos en América Latina. Sin embargo, la medida afecta el nivel de empleo de los ensambladores locales.

Según fuentes del sector recogidas por  Cronista, 2.600 personas quedaron sin empleo en los fabricantes tecnológicos argentinos, sin incluir Tierra del Fuego, donde se ensamblan celulares. A su vez, tres plantas de ensamblaje se encuentran inactivas. Es que desde que se anunció la medida se frenaron los pedidos.

Una de las mayores damnificadas es la empresa PC Arts Argentina, que comercializa notebooks bajo la marca Banghó. Desde la empresa explicaron que propusieron un arancel de importación del 16%, que es el que tiene el Mercosur para importaciones extra zona económica y tasa del 0% para los insumos. Señalan que con esos valores pueden competir contra los productos chinos. La empresa dio vacaciones forzadas a 650 empleados.

Otras empresas damnificadas, que podrían incrementar el número de desempleados, son Novatech, Positivo BGH y Newsan.

Al anunciar la medida, el Gobierno reconoció que estaban en riesgo 1.000 puestos de trabajo en 15 empresas. Para ello, comprometió un seguro laboral que acompañará la transformación productiva de esas empresas. También comprará 250.000 netbooks para el programa Conectar Igualdad.  Desde las fábricas explican que esas ventas solo servirán para estirar una situación agónica.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO