COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si eres emprendedor o comerciante, así como si eres un consumidor promedio (es decir, una persona común y corriente), de seguro has escuchado hablar del marketing digital. Pero, ¿de qué se trata exactamente?

El marketing digital es una forma de mercadeo que se realiza a través de medios digitales, particularmente redes sociales. Sin embargo, hay mucho más para desentrañar al respecto. Pues no solo difiere de la mercadotecnia tradicional en cuanto a los canales de comunicación y difusión. Tiene distinciones propias, desarrolladas justamente a partir de las plataformas en las cuales se lleva a cabo. Una de las más relevantes es que, desde tu hogar o donde sea que estés, puedes realizar una campaña de marketing digital para promocionarte o promocionar algo. Ya sea que cuentes con una computadora o simplemente usando tu smartphone.

Ver más: Google comienza a pagar contenidos a la prensa francesa

Basta con una estrategia a la cual apegarse, un poco de creatividad y conexión a Internet para ganar relevancia en medios digitales. Sin olvidar el acceso a herramientas que faciliten el proceso, como un editor de video práctico y eficiente. A continuación, encontrarás algunos consejos y los aspectos más importantes a la hora de desarrollar tu plan de mercadeo digital.

¿Por qué es necesario seguir una estrategia?

Los profesionales en el área de publicidad y ventas saben de antemano la respuesta. Sin embargo, no amerita años de estudio imaginar que el alcance de una meta requiere de un plan. Este no tiene por qué ser demasiado complejo. Pero, sin duda, debe existir una serie de pasos a seguir, partiendo de la pregunta: “¿Qué quiero lograr a continuación con mi marca?”.

La respuesta a esta inquietud será el objetivo general a perseguir y dará pie a la formulación de una guía para alcanzarlo. La principal importancia del diseño de una estrategia de marketing radica en que reduce las divagaciones y, en consecuencia, ahorra tiempo. En este mismo sentido, evita el despilfarro de dinero y recursos. ¿Por qué?, pues nos obliga a enfocarnos directamente hacia lo que funcione mejor, con base en el o los objetivos trazados.

Por último, con un plan a la mano, es más fácil detectar fallos, por lo que es posible reencaminarse a partir del reconocimiento de estos sin caer en la frustración.

Ver más: Google Chrome: 5 navegadores por los que puedes sustituir este buscador

¿Qué debo considerar cuando diseño una estrategia de marketing digital para mi marca?

Toda estrategia de mercadeo parte con un objetivo que se desea alcanzar y culmina con la revisión de lo obtenido. Esto no es diferente en el marketing digital. Cuando se trabaja con este, hay que considerar una serie de factores o aspectos de suma importancia. Por ejemplo, el tipo de campaña, el público al que se dirige, las plataformas donde se mostrará, el inventario de recursos, etc.

Tipo de publicidad a realizar

Este punto está directamente relacionado con la meta que se quiere lograr y con la identidad de la marca. Por ejemplo, la campaña publicitaria para promocionar una oferta de temporada, es muy diferente a la que se realiza para dar a conocer los valores de la una empresa.

En la primera se hará hincapié en mostrar los productos o servicios, con el porcentaje de rebaja en el precio. Debe ser una campaña más agresiva ya que se entiende que son ofertas temporales y se desea que el cliente compre rápidamente.

Para la segunda es válido enfocarse en algo intangible: conceptos de juventud, sofisticación, amor propio, conciencia ambiental, etc. Lo principal es aclarar el “¿para qué?”, e informarse sobre los modos de representar y transmitir una idea.

El público

Este es —realmente— el aspecto más importante en el cual hay que concentrarse cuando se trata de vender. Un excelente producto que no se hace visible ante quienes lo pueden y desean adquirir, no se venderá. Por ello es sustancial hacer un trabajo de segmentación, hasta llegar a potenciales compradores. Recuerda: más seguidores no siempre significa que tendrás más ventas.

Adicionalmente, hay que estudiar el comportamiento de tu target. Es sabido, por ejemplo, que durante ciertas festividades se suele gastar más dinero en regalos, comida, ropa, viajes, etc.

Aprovechamiento de las plataformas

Conocer las plataformas digitales disponibles es una gran ventaja para cualquier marketer. Los formatos, el público que las prefiere y sus funciones son distintos entre sí. Este conocimiento es fundamental, pues las redes sociales son los portales donde aparecerá tu trabajo. Actualmente, las más populares incluyen Instagram, YouTube, Tik Tok, Facebook y Twitter. Es recomendable utilizar editores de video como Clipchamp, que exporten en formatos compatibles con la visualización de las redes que utilices.

Se recomienda aprovechar las stories para lanzar videos con mensajes concisos, que capturen la atención del usuario mientras hace scrolling. De la misma manera, vale la pena informarse acerca de las posibilidades pagas que se ofrecen. Por ejemplo, los planes de publicidad de Instagram y YouTube, los Ads de Facebook o Google AdWorks.

Los recursos y fortalezas con los que cuentas

Una vez plantees objetivos, es imprescindible que hagas inventario de lo que tienes. Este inicia con el camino recorrido: ¿es una marca nueva o ya hay un público base?, ¿tienes sitio web y cuentas activas en RRSS? Además, para adquirir información sobre tu público y las plataformas donde mostrarte, debes investigar.

Ten en cuenta también los recursos materiales, como soportes (smartphone, tablet, computadora), oficina o espacios, liquidez monetaria, etc. Y, por supuesto, los recursos humanos. Evaluar estos permitirá adecuar tu campaña digital. Pregúntate: ¿cuentas con dinero suficiente para invertir en publicidad paga?, ¿puedes contratar softwares de edición y gestores de publicaciones en línea?, ¿cuentas con colaboradores? De las respuestas a estas interrogantes, dependerá mucho de tu accionar.

Prioriza la calidad de lo que publicas

Cuando se trabaja con medios audiovisuales, hay que poner mucha atención y empeño en presentar un contenido estéticamente agradable. Esto quiere decir: fotos bien iluminadas y nítidas, tomas limpias para los videos, elementos de diseño y colores pertinentes, etc. Al incluir texto, usa una fuente legible y cuida la redacción. Todos estos detalles son vitales para ganar el favoritismo de tu público.

Esto no equivale irrevocablemente a gastar un montón de dinero. Hay editores de video accesibles, junto a una infinidad de herramientas que puedes probar hasta encontrar las que mejor se ajusten a las necesidades de tu proyecto.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO