COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NII Holdings vendió Nextel México a AT&T por US$ 1.875 millones, menos la deuda pendiente neta de la empresa al cierre de la operación. La transacción está sujeta a la aprobación de la Corte de Bancarrotas del Distrito Sur de Nueva York, donde NII Holdings se acogió al Capítulo 11 durante septiembre de 2014. No se prevén mayores complicaciones para una aprobación de parte de los reguladores mexicanos.

Es la tercera operación de envergadura en los últimos días que tiene como actor a un operador que presta servicios en América Latina: los accionistas de Portugal Telecom SGPS aprobaron la venta de PT Portugal a Altice por € 7.400 millones (el operador portugués estaba en manos de Oi de Brasil) y Telefónica llegó a un acuerdo inicial para vender su negocio de telefonía móvil en Reino Unido (O2) a Hutchison Whampoa. Es decir, que como analizó Signals Telecom News, la concentración de mercado se mantendrá en 2015.

Steve Shindler, CEO de NII Holdings señaló que la operación con AT&T asegura a los clientes de Nextel México ser atendidos por una compañía de alta calidad, comprometida a ofrecer servicios innovadores. De las cinco operaciones que la compañía supo poseer en América Latina sólo quedan en su poder Brasil y Argentina, ya que vendió Nextel Chile a inversores locales y argentinos, Nextel Perú a Entel Chile y ahora Nextel México a AT&T. En realidad, NII Holdings, ahora tiene los ojos puestos sólo en la operación brasileña, ya que desde hace tiempo busca comprador para los activos argentinos.

[blockquote align=”right”]Se trata de la tercera operación de envergadura en los últimos días que tiene como actor a un operador que presta servicios en América Latina.[/blockquote]

Nextel México vivió una sangría en su base de clientes durante el último año: entre el 3T13 e igual trimestre de 2014 perdió 820.000 clientes. Sin embargo, esa misma clientela vivió una reconfiguración: de 930.000 usuarios WCDMA (3G), pasó a 1,75 millones para septiembre 2014, último dato oficial disponible. La compañía demoró más de lo que previó la instalación de su red 3G y la consecuente migración de la base de clientes hacia esa tecnología, que proviene del trunking digital iDEN.

El cierre de las operaciones iDEN de Sprint en EEUU también colaboró con la caída de Nextel México, que perdió uno de los mayores destinos de sus comunicaciones de radio. La compra de AT&T devolverá esta posibilidad de los usuarios 3G de Nextel, ya que el operador estadounidense planea unificar ambos mercados bajo una sola red, según lo anticipó cuando adquirió Nextel.

Para el mercado de telefonía móvil de México, la compra de Nextel implica la desaparición de un jugador y el crecimiento de otro de gran porte, como lo es AT&T.

El principal afectado de esta compra será Telefónica. En este sentido, se mantienen las argumentaciones esgrimidas al momento de la compra de Iusacell por AT&T, que se reproducen –algunas- a continuación:

– Telcel continuará con su plan de venta de activos para dejar de ser un agente económico preponderante, dando lugar, posiblemente, al ingreso de un nuevo jugador.

– Telefónica deberá medir sus próximos pasos. Su nombre aparece mencionado como posible actor en la consolidación del mercado, aunque aún no hizo movimientos. De hecho, la compañía había mostrado interés en la adquisición de las acciones que Televisa poseía en Iusacell, aunque Grupo Salinas no quiso vender su parte en ese momento. Este contrapunto fue el motivo de la retirada de Televisa de Iusacell. Finalmente, Telefónica optó por la brasileña GVT y ampliar en el mayor mercado de telecomunicaciones de la región su negocio de comunicaciones de banda ancha y TV paga. Es probable que la compañía española adquiera algún operador de CATV en México para fortalecer su oferta de servicios. Tampoco se debe descartar que complemente este movimiento con la puesta en marcha de una operación DTH, para la que cuenta con licencia.

– Con el ingreso de AT&T al mercado móvil mexicano, Telefónica es el operador más afectado pues deberá hacer frente no sólo a Telcel, de América Móvil, sino también a uno de los mayores operadores de telecomunicaciones de EEUU. Ambos cuentan, al igual que Telefónica, con economías de escala y músculo financiero.

– Televisa continúa con su interés en participar del mercado móvil mexicano. Ser un operador móvil virtual pareciera ser una de las opciones más viables, de acuerdo con sus directivos.

– Grupo Salinas continuará presente en el mercado de telecomunicaciones de México con su servicio TotalPlay, un prestador 3Play sobre enlaces de fibra óptica. A su vez, Grupo Salinas posee Azteca Comunicaciones, empresa ganadora de la instalación de redes de fibra óptica para el plan Vive Digital en Colombia. También obtuvo un contrato en Perú para la construcción y operación de la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica.

La semana pasada, Telefónica llegó a un acuerdo inicial para vender su negocio de telefonía móvil en Reino Unido (O2) a Hutchison Whampoa. La transacción consta de un pago en efectivo de GBP 9.250 millones (€ 12.220 millones) que se abonarían al cierre de la operación y un pago diferido de otros GBP 1.000 millones (€ 1.320 millones).

Qué hará Telefónica con ese dinero es un interrogante. Meses atrás optó por comprar GVT en Brasil. Si desea crecer en el mercado móvil mexicano, deberá hacerlo de manera orgánica, ya que no quedaron operadores para adquirir, salvo los activos de los que se desprenderá América Móvil, que aún se desconoce cuáles serán.

Juan Gnius

@JBGSignals

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO