COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Estados Unidos) Frente a la situación adversa que atraviesa la operadora estaría negociando vender parte de los activos de T-Mobile USA a la pequeña Leap Wireless para salvar su acuerdo de compra de la filial de Deutsche Telekom en Estados Unidos.

Las negociaciones están avanzadas y la venta llevaría en el mejor de los casos a que el Departamento de Justicia de EEUU retirara su demanda para bloquear la adquisición, por considerar que reducirá la competencia en el sector y provocará una subida de precios.

De lo contrario, al menos reforzaría los argumentos legales de la empresa ante el mismo caso, según The New York Times. Si se concreta el acuerdo, se convertiría a Leap en la cuarta mayor operadora de telefonía del país pero permitiría a AT&T conservar suficientes activos de T-Mobile USA para ofrecer a sus clientes un servicio mejor, sobre todo en tecnología inalámbrica.

The New York Times publicó el lunes que AT&T podría vender hasta el 40 % de los activos de T-Mobile USA a pequeños competidores como Sprint Nextel o MetroPCS e incluso la mexicana América Móvil para absorber a la cuarta mayor operadora de EEUU. En concreto, todo indicaría que la venta incluiría el espectro móvil, torres de telefonía móvil y clientes.

La semana pasada el grupo de telecomunicaciones estadounidense y Deutsche Telekom, dueño de T-Mobile, dijeron que continuarán buscando la aprobación del Departamento de Justicia para la operación valorada en 39.000 millones de dólares, pero retiraron por ahora las solicitudes hechas al regulador del sector.

AT&T dijo que sufrirá un cargo contable de 4.000 millones de dólares si su oferta por T-Mobile de Estados Unidos fracasa, reflejando la cada vez más escasa probabilidad de cerrar una operación que para varios políticos poderosos podría resultar dañina para el empleo.

"Ambas empresas siguen impulsando la venta de T-Mobile USA a AT&T", dijeron las dos compañías en un comunicado el jueves pasado. Las firmas explicaron que buscan centrar sus esfuerzos en obtener la aprobación antimonopolios del Departamento de Justicia, que si se opusiera a la transacción le quitaría todo significado a un visto bueno de la FCC.

El Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) se oponen al acuerdo, que reduciría el número de operadores móviles locales a tres, en momentos en que el país sufre altas tasas de desempleo.

La decisión del jueves se suma a otro revés en la semana, cuando la FCC dijo que enviaría la propuesta de negocio a un juez en materias administrativas para que la revise.

AT&T ha acordado pagar a T-Mobile una comisión de 3.000 millones de dólares en efectivo y 1.000 millones en espacio radioeléctrico si la adquisición no se concreta.

Analistas del banco Espirito Santo dijeron que la decisión de AT&T de provisionar un cargo de 4.000 millones de dólares para este trimestre indica que la propia firma cree que las probabilidades de cerrar un acuerdo se han reducido.

"Esto nos dice algo también sobre los plazos. Sugiere que AT&T podría escaparse del acuerdo en la primera oportunidad que tiene (20 de marzo del 2012) sin esperar hasta el plazo final del 20 de septiembre del 2012", escribieron en un reporte a clientes.

AT&T cuenta con 260.000 empleados, la mayor parte de ellos en Estados Unidos. Deutsche Telekom emplea a 36.000 personas en su unidad en Estados Unidos.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO