COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los ejecutivos de la industria automotriz ven la conectividad, big data, los vehículos autónomos y la inteligencia artificial como parte de la generación de nuevos modelos económicos para los fabricantes de automóviles. La mayoría de ellos ven enorme potencial de ingresos y valor para los consumidores en el aprovechamiento de datos de los conductores y vehículos para ofrecer servicios de movilidad.

De acuerdo con una encuesta global de KPMG a alrededor de 1.000 ejecutivos de la industria automotriz, el 76% dice que un automóvil conectado genera más flujos de ingresos que 10 coches convencionales. De hecho, las expectativas para los ingresos basados en datos son tan grandes que el 71% dice que la medición de la cuota de mercado OEM basada en las unidades vendidas está desactualizada.

Existen otras tendencias encontradas en el estudio. La industria automotriz se pierde en la transición entre las tendencias evolutivas, revolucionarias y disruptivas clave que necesitan ser administradas al mismo tiempo. Los ejecutivos consideran que los motores de combustión tradicionales serán tecnológicamente relevantes, pero socialmente inaceptable.

La conducción autónoma redefinirá la utilidad de los vehículos e impulsará nuevos modelos de negocio basados en servicios y datos. Todo el potencial de las tecnologías que permiten la conducción autónoma sólo puede realizarse con el apoyo de los estándares y el ecosistema. KPMG considera que ni el auto ni el sistema digital tendrán éxito por sí mismos.

El 80% de los ejecutivos del estudio coinciden en que los datos serán el combustible para futuros modelos de negocio, y el 83% cree que ganará dinero con esos datos. Con el fin de crear valor y por lo tanto monetizar los datos, el 82% de los ejecutivos se mostró de acuerdo en que un coche necesita su propio ecosistema / sistema operativo (OS), ya que de lo contrario los datos valiosos serán enrutados a través de terceros. En este caso, muchos flujos de ingresos se perderían.

Junto con la encuesta ejecutiva, KPMG encuestó a 2.400 consumidores de 42 países, para comparar su perspectiva con la opinión de los principales ejecutivos automotrices del mundo. El 60%  dice que a medida que se avanza hacia la conducción autónoma, sólo se preocuparán por lo que pueden hacer con el tiempo que están en el coche, en lugar de los atributos del coche. Sin embargo, tanto los ejecutivos como los consumidores están de acuerdo en que la seguridad de los datos y la privacidad se encuentran entre los principales criterios de compra, con lo que cobra valor la plataforma digital del automóvil.

Por supuesto, los ejecutivos y los consumidores difieren respecto a quién debe poseer los datos del vehículo. Los ejecutivos de automóviles están divididos entre los fabricantes (31%) y los consumidores (27%), mientras que los usuarios abrumadoramente creen que sólo deberían poseerlos ellos mismos.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO