COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Tras Banorte y BBVA Bancomer llega el turno de Citibanamex. El tercer banco mexicano por activos, a la zaga de los dos anteriores, despedirá a 2.000 trabajadores entre finales de octubre y finales de marzo del año que viene en plena transición hacia un modelo más digital, en el que la necesidad de personal es cada vez menor. La entidad, propiedad del gigante estadounidense Citigroup desde 2001, logró el año pasado unas utilidades récord en más de una década -24.340 millones de pesos (1.275 millones de dólares), un 46% más que en 2016- y achaca los despidos a un intento por “reestructurar la organización hacia un modelo más horizontal, más simple y más ágil”. Citibanamex pasará de los 36.000 empleados actuales a alrededor de 34.000 en el primer trimestre de 2019.

La pauta se repite: ante la avalancha digital, que ha reducido la frecuencia de las visitas de los clientes a las sucursales y el número de intermediarios necesarios para llegar al usuario, la banca mexicana -como ya hicieron antes sus pares en Estados Unidos o en España- está embarcada en un proceso de reestructuración de personal. La primera en anunciar un tijeretazo sobre su plantilla fue Banorte, que en julio prescindió de medio millar de empleados en busca de sinergias tras la absorción de su entidad hermana, Interacciones. Después le llegó el turno al, por mucho, mayor conglomerado financiero mexicano, BBVA Bancomer, que a principios de septiembre inicio los trámites para el despido de 1.500 trabajadores, en su mayoría encargadas de la operativa diaria.

Un portavoz de Citibanamex ha confirmado que la mayoría de trabajadores que saldrán en las próximas semanas de la entidad ya han sido notificados y que el recorte no solo afectará a los empleados de atención al cliente en las sucursales -“hoy los cajeros automáticos suplen prácticamente en todo a las personas físicas, con lo que necesitamos menos personal de caja y más personal que ayude a los clientes en el uso de las nuevas herramientas tecnológicas”-, sino también a mandos intermedios. “El objetivo”, agrega el vocero, “es que los equipos tengan menos niveles jerárquicos para ganar agilidad en la toma de decisiones”. Tampoco hay un patrón claro de edad ni de áreas: salen desde empleados de mediana edad hasta empleados al borde de la jubilación que optan por el retiro anticipado. Y desde personas encargadas de tareas operativas hasta trabajadores del área de banca al consumo o de seguros. La información de los despidos fue avanzada el miércoles por el diario El Universal.

La práctica totalidad de los despidos tiene origen en el cambio tecnológico que ha sacudido la banca en los últimos años. Pero en el caso de 500 de los 2.000, la digitalización es causa directa: “El 25% sale porque no cumple el perfil digital y, por tanto, no se pueden recolocar en otras funciones”, agregan desde la entidad. La reorganización de personal en Citibanamex empezó en octubre de 2016, pero esta es la mayor tanda de despidos desde entonces. Las primeras bajas -alrededor de 200 trabajadores- comenzarán a finales de este mes, otras 1.200 se producirán en noviembre y los 600 restantes, a lo largo del primer trimestre de 2019.

Fuentes: El País

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO