COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Bank4Me forma parte de su oferta ‘NextGenBranch‘, la cual fue diseñada con el objetivo de que los clientes tengan una atención más personalizada y puedan acceder a todos los servicios de las sucursales bancarias en modo autoservicio e interactuar con sus asesores a través de la asistencia por video, de forma segura y personalizada.

Incluye nuevas funciones que combinan puntos de contacto humano y digitales con el fin de ofrecer sucursales totalmente digitales, eficientes multinacionales y orientadas al cliente. Cuando los bancos gestionan Bank4Me, los clientes pueden acceder fácilmente a los servicios financieros las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y solicitar asistencia de un consultor a distancia, si fuese necesario, para completar la transacción.  El especialista en atención al cliente puede iniciar una conversación de audio y/o video y solicitar la autorización del control remoto. Esto les permite guiar al cliente y rellenar ciertos campos del formulario para completar su solicitud.

Ver más: La banca será uno de los sectores que más invertirá en infraestructura de datos digitales

“Esta solución puede ayudar a las entidades financieras a ahorrar costos en sus sucursales y a fomentar la inclusión financiera, sobre todo en la actualidad que los países de Latinoamérica han dado un gran salto hacia la digitalización. Por ejemplo, en Colombia, la apuesta hacia los canales digitales llevó consigo el cierre de 250 sucursales bancarias durante el primer semestre de 2020. En tanto, en Chile los bancos cerraron un quinto de sus locales en los últimos seis años; y en otros países el cierre de sucursales se ha agravado sobre todo por la pandemia”, comentó Niccolò Garzelli, vicepresidente de Ventas Senior de Auriga.

Si bien existe un auge en la digitalización de los servicios, está claro que un sector de la población bastante amplio tiene por costumbre desarrollar todas sus operaciones en locales físicos de los bancos de su confianza. Esta tendencia se hará más notoria aún en la época post covid-19, buscando atención más personalizada y asesoría en  tiempo real por parte de los especialistas. Por ello, es momento de que los bancos digitalicen sus sucursales físicas y prioricen la experiencia de los usuarios.

Ver más: A un año del confinamiento, estos son los datos de los pagos digitales

En este contexto es fundamental impulsar el funcionamiento de las terminales de autoservicio asistido, ya que preservan el elemento humano de la digitalización, lo cual es muy valorado por los clientes de la banca tradicional.

“La tecnología de autoservicio digital es la base de la próxima generación de sucursales bancarias y debido al panorama actual, la necesidad de que la banca tradicional acelere su digitalización es cada vez más urgente. Esta solución permite brindar servicios de consultoría y ventas estratégicas incluso en sucursales en las que la entidad financiera no prevé la presencia física de empleados. De esta manera, los clientes pueden beneficiarse con el mismo nivel de atención tanto en zonas urbanas como en semirurales y rurales”, comentó. “Por ello, en Auriga buscamos ayudar a las entidades financieras ofreciendo nuestra nueva y avanzada solución de banca a distancia, para asegurar a los consumidores el acceso al mejor servicio posible desde su sucursal local, independientemente del conocimiento digital que posean”

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO