Concept car FFZero1 de Faraday
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los automóviles han dado forma a la sociedad moderna y a las áreas urbanas en las cuales vive más de la mitad de la población global. Pero a medida que los ingresos mundiales aumentan, los automóviles y los camiones asfixian a las ciudades con contaminación y atascos de tráfico que merman la productividad. Más de un millón de personas mueren en accidentes automovilísticos cada año, y muchas más están amenazadas por la contribución del transporte al calentamiento global.

La industria automotriz imagina un mundo donde las flotas de vehículos autónomos eléctricos y compartidos (FAVES) disminuyen el número de vehículos en la carretera hasta en un 90%. El alquiler temporal de autos, pagar por un paseo o el delivery  se vuelven tan fáciles como tocar una app de un smartphone. Los préstamos para automóviles y los pagos de seguros se reducen o desaparecen por los vehículos alquilados.

Las calles estarán menos congestionadas y con más espacio para peatones y bicicletas, aire limpio, menos calentamiento global, viajes cortos e incluso flotas de vehículos basadas en crowdfunding, cuyo software de enrutamiento y precios está ajustado para minimizar la energía o utilizar transporte de bajo costo en regiones desatendidas.

Bienvenido al Futuro del automóvil

Todos estos beneficios están permitidos por dos tecnologías emergentes que se están convirtiendo rápidamente en corriente principal. La primera es el vehículo autónomo, guiado a la ruta más rápida por actualizaciones de tráfico en tiempo real y al siguiente cliente por solicitudes de pasajeros en tiempo real.

La segunda son las transacciones P2P (secure-peer-to-peer), que eliminan o minimizan la necesidad de entes centralizados, tales como bancos o servicios de viajes compartidos como Uber y Lyft. La seguridad de blockchain permitirá a los propietarios alquilar directamente sus vehículos en los términos y condiciones que se establezcan.

Al utilizar blockchain, los cargos de viaje se deducirán automáticamente de las carteras digitales habilitadas por bloques o se cargarán en las tarjetas de crédito; el pago fluirá instantáneamente al propietario del vehículo. Las fichas de acceso y de identidad y las transacciones P2P permitirán compartir de forma fácil y segura no sólo vehículos, sino también infraestructuras como autopistas, estaciones de recarga y estacionamientos. Blockchain llevará pruebas de identidad, edad, cobertura de seguros y capacidad de pago, protegiendo el anonimato de los pasajeros y la información sobre sus viajes, así como la seguridad de sus mecanismos de pago. Los contratos inteligentes que rigen estas transacciones se basarán en plantillas estándar que aseguran una recopilación precisa y instantánea de impuestos e informes reglamentarios, dondequiera que se realice el viaje.

La vieja industria de automóviles

Las señales de advertencia para el viejo orden ya están apareciendo. A pesar de que los productores prometen ventas comerciales de automóviles totalmente autónomos para 2020, algunos analistas predicen que estos vehículos autoconducios podrían reducir las ventas de autos en Estados Unidos en un 40%. Tesla ha anunciado planes para permitir que los propietarios de sus automóviles presten sus vehículos a una flota compartida autónoma cuando no estén en uso.

Otros fabricantes de automóviles, ven la amenaza a su modelo de negocio existente, ya invierten en servicios de viajes compartidos.

A corto plazo, blockchain permitirá ingresar a cualquier propietario de vehículos en el mercado de transporte sin barreras de entrada, tales como el pago de una cuota (y de acuerdo con los términos de) servicios centralizados de viaje compartido o el pago de un banco para procesar los pagos. Con la movilidad permitida por bloques, todos los proveedores y consumidores pueden participar igualmente en un sistema de transporte, estableciendo los términos, las condiciones y los precios que eligen.

Eventualmente, los propios vehículos pueden ser “económicamente independientes” con sus propias declaraciones de ganancias y pérdidas, tomando decisiones independientes basadas en algoritmos e información en tiempo real sobre todo, desde niveles de demanda hasta los precios de reparaciones y recargas.

wef autos conectados1

Modelos de propiedad

Con el tiempo, los modelos de propiedad evolucionan. Al registrar los vehículos en blockchain, la propiedad y el acceso al automotor serán por medio de tokens, lo cual implica que los propietarios podrán comercializar sus acciones en vehículos o sus derechos de uso directamente, sin intervención de terceras partes. Por supuesto que algunos autos continuarán siendo propiedad de individuos o compañías.

Otros vehículos tendrán múltiples propietarios, cuyas identidades y acciones pueden cambiar en tiempo real. Este modelo cambiará la forma en que las automotrices vendan sus autos. En algunas ciudades no requerirán de concesionarias o vendedores, sino que pueden poner a disposición autos que generen un flujo de caja por su uso, a la vez que vendan “acciones” de propiedad a interesados cuando los algoritmos muestren que eso maximizará el efectivo. Se almacenará información segura e inmutable sobre la propiedad y el uso del vehículo en la plataforma descentralizada.

A medida que los mercados P2P se vuelvan más naturales y los consumidores estén más cómodos con la noción de no-propiedad tradicional, algunos vehículos serán propiedad de sí mismos como entidades económicas autónomas.

Se debe notar la diferencia  en que este modelo es diferente de los actuales modelos de alquiler, tipo Uber o Lyft. Los vehículos autónomos eliminan el costo de conductores humanos, mientras que blockchain elimina el “hombre del medio” que une conductores y pasajeros con cargos y términos y condiciones.

wef autos conectados2

La movilidad en plataformas descentralizadas también puede convertirse en uno de los ejemplos más visibles y dramáticos de una economía de costo marginal que tiende a cero, en la cual los dueños de todo, desde hogares a autos, los alquilan cuando no están en uso. En una economía post capitalista, el conocimiento más que el capital o el trabajo es el fundamento de la riqueza, y los impulsores tradicionales como la oferta y la demanda y la necesidad de beneficios se complementan con modelos comunitarios más colaborativos que dan prioridad al bien social junto con los beneficios de los accionistas.

¿Quién paga el precio?

Pero, para todos los posibles beneficios de este nuevo modelo habrá impactos devastadores en porciones significativas de la sociedad, incluyendo muchos en trabajos poco calificados o semi-especializados. Estos van desde los conductores de taxi y entrega, hasta los trabajadores de montaje, reparación y mantenimiento de automóviles. Sólo en los Estados Unidos, los gobiernos enfrentarán la pérdida potencial de parte de los US$ 206.000 millones al año en impuestos asociados con la fabricación y uso de vehículos automotores.

Ignorar estos impactos negativos, o abordarlos con estrategias reactivas y poco sistemáticas, es una receta para el caos y la resistencia de los más heridos por los cambios a corto plazo.

Ahora, antes de que la fuerza total de estos cambios esté sobre la sociedad, es el momento de que los líderes empresariales innovadores se unan a los líderes gubernamentales y civiles para volver a imaginar los sistemas de transporte, además de cómo administrar la transición a FAVES y los nuevos sistemas de transporte.

Los tecnólogos ya trabajan para aprovechar los estándares basados en blockchain abierto para permitir el enrutamiento, la fijación de precios y el pago de la manera más eficaz para los viajes que abarcan el transporte público, el uso compartido de viajes privados y el alquiler entre pares de FAVES. Los reguladores y legisladores deben decidir cómo reemplazar los ingresos fiscales perdidos a través del menor uso de vehículos y aclarar los requisitos de responsabilidad y seguro para FAVES, especialmente aquellos que se convierten en sus propias entidades económicas. El gobierno y los grupos civiles necesitarán trabajar juntos para mitigar el impacto en aquellos que pierden trabajos en pos de estas nuevas modalidades de transporte.

 

El presente artículo es una adaptación y traducción del original escrito por Thomas Birr, senior VP de Innovación y Transformación de Negocios de Innogy y Carsten Stöcker, Innovation Hub, Machine Economy Lighthouse de la misma compañía.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO