Brad Smith, presidente y director del Departamento Legal de Microsoft. Fotografía: Microsoft
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El ruido generado por Donald Trump a partir de la guerra comercial que entabló con China y su muy personal cruzada en contra de Huawei, ya no sólo molesta a la gigante tecnológica del país asiático, sino que también provoca dolores de cabeza en Estados Unidos. Al menos eso es lo que piensa Brad Smith, presidente de Microsoft y director general del Departamento Legal de la compañía, quien en una entrevista que concedió a Bloomberg Businessweek aseguró que Trump trata de manera injusta a Huawei.

“Decirle a una tecnológica que puede vender sus productos, siempre y cuando no compre un sistema operativo o procesadores, es como decirle a una compañía hotelera que puede abrir sus puertas, pero no poner camas en los cuartos de hotel o comida en el restaurante”, ironizó Smith en alusión a la experiencia de Trump en el negocio de la hotelería. “De otra manera estás poniendo en riesgo a la empresa”.

En ese sentido, Smith señaló que Huawei, en tanto es una empresa líder en el mundo de las telecomunicaciones y los teléfonos inteligentes, tendría que tener permitido comprar tecnología en los Estados Unidos y, en consecuencia, ser un cliente frecuente y socio comercial de Microsoft.

El ejecutivo relata en la entrevista con Bloomberg que en varias ocasiones han solicitado a las instancias gubernamentales que han vetado a Huawei les expliquen bien a bien qué es lo que están haciendo al respecto.

“De manera frecuente la respuesta que recibimos es: ‘Bien, si ustedes supieran lo que sabemos, estarían de acuerdo con nosotros’. Y nuestra respuesta es: ‘¡Genial! Díganos lo que saben de manera que podamos decidir por nosotros mismos. Esa es la manera en que este país funciona’”, cuenta Smith.

En virtud a que Huawei incorpora de manera nativa en sus computadoras portátiles el sistema operativo Windows que produce Microsoft, se trata de un cliente vital para la compañía de Redmond, Seattle. “No se puede ser un líder global tecnológico si no puedes llevar tu tecnología a todo el mundo”, asegura Smith.

El ejecutivo, cuya posición política está definida no sólo por el hecho de trabajar en una empresa que está resintiendo las balandronadas de Trump, sino por haber participado en la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016, señala que su mayor preocupación es el liderazgo de Estados Unidos en el escenario mundial en relación a temas tan cruciales como el cambio climático y la violencia generada por armas de fuego.

“La única manera que se tiene para gestionar tecnología que es global, es tener gobiernos que trabajen de manera conjunta entre ellos”, puntualizó.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO