COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Una resolución del CONFAZ (Conselho Nacional de Política Fazendária – Consejo Nacional de Política de Hacienda) publicada la semana pasada (nº 106/2017) puede empezar  una guerra por tributos entre estados y municipios a causa de la tributación de software en general, incluyendo aplicaciones móviles y ventas in-app.

Actualmente, los desarrolladores de software recogen ISS (impuesto de servicios, pago a las ciudades) apenas para la ciudad donde tienen su sede comercial oficial. Pero, por la nueva resolución del CONFAZ se establece que los estados podrán cobrar ICMS (impuesto de la comercialización de productos, pagos a las provincias) por las “operaciones con productos digitales”, empezando en Abril de 2018. La resolución define “operaciones con procustos digitales” como “software, programas, juegos electrónicos, aplicaciones, archivos electrónicos y congéneres, que sean estandarizados, aunque hayan sido o puedan ser adaptados, comercializados por medio de transferencia electrónica de datos”.

“No se puede pagar los dos impuestos por la misma cosa, el resultado será una guerra tributaria. Eso muestra la bancarrota  a la que llegó nuestro sistema tributario actual, en lo que se refiere a productos y servicios. La gran mayoría de las empresas va a terminar frente a un juez,  porque no sabe a quién debe a pagar”, alerta Rafael Pellon, socio y abogado de la empresa FAS Abogados. “La discusión si el software es servicio o producto se remonta a los 90. En aquel tiempo, para poner la economía digital dentro de un sistema tributario de productos industriales, se decidió por el cobro del ISS sobre el código escrito y ICMS sobre el costo de los medios, sea un CD o cualquier copia física. Así fue por 20 años. Sólo que ahora ya no tiene soporte ni descarga. Y ahí los estados – que cobran impuestos por productos y medios físicos – se ven sin nada para cobrar”, comenta Pellon.

Otro punto crítico de la resolución se refiere al lugar del cobro, que sería la provincia del comprador, es decir, aquel donde esté el consumidor final. Esto demanda una estructura compleja para el cálculo y la recaudación de impuestos por los desarrolladores, que necesitará pagar tributos en todas las provincias donde tengan clientes que bajen sus aplicaciones, por ejemplo. Pellon prevé que las empresas harán las cuentas y, eventualmente, simplemente van a dejar de vender su software en provincias donde esto les traiga pérdidas financieras. “Es decir, en ciertas provincias, las personas estarán imposibilitadas de comprar virtualmente determinados productos, creándose una tipo de apartheid digital en Brasil”, critica el abogado.

Para que el cobro de ICMS para el software se empiece en abril de 2018, cada provincia necesitará aprobar una ley detallando las reglas de esa tributación – la resolución del CONFAZ funciona sólo como una recomendación general.

Servicios de Valor Añadido y audiovisual  

Se debe mencionar que, según la opinión de los abogados tributaristas, la resolución de CONFAZ  no afecta el contenido audiovisual digital ni los servicios de valor añadido (SVAs) en telefonía móvil. Una ley federal ya determinó que los servicios de streaming de contenido audiovisual, como Netflix y Spotify, deben recoger ISS (impuesto de servicio, que son de las cuidades). Los SVA están definidos por la Ley General de Telecomunicaciones (LGT) y están exentos de ICMS (impuesto de productos, de las provincias).

Fuente: TELETELA

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY