COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El operador de telecomunicaciones Oi, bajo protección de bancarrota, culminó 2016 con una deuda total de BRL 69.700 millones (US$ 22.200 millones), un alza del 6,5% en moneda local con respecto a junio, cuando pidió el proceso de recuperación judicial. La deuda actual, sin embargo, muestra una reducción frente a los US$ 82.600 millones registrados al final de 2015, valor que fue amortizado por la venta de Portugal Telecom.

Las cifras fueron destacadas en la propuesta de votación de los resultados financieros del año pasado, que tendrá lugar en la asamblea de accionistas del 28 de abril.

Nuevo plan de recuperación

Esta semana, Oi entregó a la Justicia de Río de Janeiro un nuevo plan de recuperación judicial. De acuerdo con el operador, el nuevo plan fue diseñado no sólo para satisfacer la necesidad de saldar la deuda, sino también para asegurar que la empresa continúe con una operación sostenible.

En un comunicado a la bolsa, Oi desestimó las críticas de acreedores que argumentaban falta de diálogo para solucionar su situación. La compañía señaló que las nuevas condiciones fueron resultado de las conversaciones mantenidas en más de 50 reuniones cara a cara con varios acreedores de Oi en Brasil y en el extranjero, teniendo en cuenta los diferentes perfiles de crédito, incluidos los bancos nacionales e internacionales, instituciones de desarrollo y tenedores de bonos. Además, se realizaron varias otras reuniones y negociaciones con otros grupos de acreedores, tales como proveedores y el regulador Anatel.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO