COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

“Operamos en una industria que ha sido muy cuestionada por su capacidad de generar beneficios, pero estábamos muy enfocados a conseguirlo al largo plazo y veíamos la rentabilidad como un mínimo al que debíamos llegar. Somos la primera empresa de nuestro sector en ser rentables”, asegura Juan de Antonio, CEO de Cabify.

Según los resultados económicos presentados por la compañía española en su memoria anual de sostenibilidad y correspondientes al ejercicio 2019, los ingresos de Cabify a lo largo de 2019 se han situado en 223 millones de euros, lo que supone un incremento del 54% respecto a la cifra de 2018, que se situó en 144,8 millones.

Uber tras GrubHub para liderar el reparto de comida a domicilio

Glovo busca nuevos “partners” para su cocina fantasma

La economía colaborativa se enfrentan al mayor reto de su historia

Maxi Maxi Mobility Spain, la sociedad detrás de la aplicación de VTC y motos compartidas, obtuvo en 2019 un beneficio neto de 2,7 millones de euros. En 2018, tras reducir pérdidas a la mitad, el resultado fue de 1,8 millones de euros en negativo.

Asimismo, en el último año, la compañía ha incrementado un 54% el volumen de trayectos realizados, con un crecimiento del 35% de su cifra de pasajeros.

En cuanto a la tributación de la compañía, que factura en España toda la actividad que lleva a cabo en el país, la contribución fiscal directa de Cabify ha aumentado un 60% respecto al ejercicio anterior, alcanzando los 12,8 millones de euros. De este total, 8,3 millones corresponden a IRPF y Seguridad Social. El total de plantilla media a cierre de 2019 en España se ha situado en 400 empleados (casi 1.100 en todo el mundo).

Cabify se enfrentó en 2019 a la retirada de sus servicios en Barcelona y Valencia, tras nuevas normativas en respectivas comunidades autónomas, pero la compañía realizó un cambio en su modelo para poder seguir operando, al contrario que Uber. Asimismo, amplió su oferta de movilidad con la incorporación de taxis a su plataforma y mantuvo la apuesta por el motosharing con su servicio de motos Movo.

Un sector paralizado por la crisis

“Cuando la crisis llegó ya éramos rentables, y con ese colchón hemos podido evitar tomar medidas más radicales. Partíamos de una situación muy saneada tanto en España como en el resto de mercados”, afirma Juan de Antonio.

Cabify inició un ERTE a mediados de marzo con una reducción del 50% para la mayor parte de su plantilla “y un recorte bastante más considerable para los ejecutivos. Eso nos ha permitido que la empresa perdure y que los empleos puedan seguir cuando esto vuelva a la normalidad”, añade.

El CEO de Cabify asegura que el servicio está recuperándose poco a poco y en determinadas zonas las tasas de crecimiento semanal son del 10%. “Hay mercados que se están recuperando. En un mes pueden subir por encima del 50%”.

El directivo asegura que los patrones de uso de Cabify se han visto modificados y mientras que antes “se utilizaban mucho para ir al aeropuerto o fin de semana, ahora el uso está más concentrado en temas laborales.Igualmente, es importante darse cuenta de que no podemos volver al pasado. Estábamos avanzando mucho en temas de sostenibilidad y no podemos volver a que cada uno use su coche privado. Después del coronavirus tenemos que seguir profundizando en todas las soluciones para frenar el cambio climático”.

Como respuesta a la situación actual, Cabify también puso en marcha Envíos, una plataforma que permite solicitar envíos o recogidas de objetos de primera necesidad. “Estamos valorando si mantener este servicio cuando esto acabe. En lugares como Argentina han funcionado genial y en España también, a pesar de estar envuelto en polémica”, afirma de Antonio.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO