Marcos Galperin, CEO de Mercadolibre
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
El Gobierno frenó la inscripción del registro especial de empresas de la Economía del Conocimiento que aspiraban a entrar al régimen que les permitiría tributar el 15% del Impuesto a las Ganancias, según la ley de promoción del sector.

Con una resolución, la número 30, firmada por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, todo el andamiaje jurídico que les abría la puerta a firmas que hasta ahora no gozaron de la promoción, volvió a cero. Las grandes compañías como Mercado Libre y Globant, que venían con beneficios derivados de la anterior Ley de Software, en principio, van a poder mantenerlos. Tanto Alberto Fernández como Cristina Kirchner han hecho de la promoción a la ciencia y la tecnología uno de sus lemas electorales.

Argentina tiene varios Silicon Valley. En Bariloche funcionan centros de excelencia como el INVAP, el instituto Balseiro y el Centro Atómico Bariloche, con investigadores cuyos sueldos y proyectos son solventados por el Estado. En Cites, ubicada en la santafecina Sunchales, funciona una incubadora de empresas que están a la vanguardia de la medicina mundial. Cerca de allí en Rosario, Bioceres  ha desarrollado el gen resistente a la sequía que puede permitir una nueva revolución productiva en el agro.

De las llamadas unicornios, porque su valor de mercado supera los US$ 1.000 millones, Mercado Libre es la más famosa. Despegar es una de las principales agencias de viaje del mundo, Globant suministra tecnología a empresas como Disney y Google, OLX es la mayor compañía de venta por internet en la India, Gran Data anticipa el comportamiento de los consumidores para las principales cadenas de Estados Unidos, Satellogic ya lanzó varios satélites al espacio que brindan imágenes con una resolución nunca antes alcanzada y que permitirán anticiparse a distintos sucesos climáticos.

Entonces,¿dónde está el problema?

Todo el problema derivaría de la reglamentación del gobierno anterior, que extendió el rango de actividades de manera generosa. Voceros de Desarrollo Productivo reconocieron que “se está trabajando en una corrección de la reglamentación para que sea más explícita la diferenciación entre cuáles deben ser las actividades incorporadas al régimen y cuáles no”. Afirman en la cartera de Kulfas que están “de acuerdo con el espíritu de la ley” pero aclaran que “encontramos muchos problemas en su implementación”.

La Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI) indicó que está “trabajando con la Subsecretaría de Economía del Conocimiento del Ministerio de Desarrollo Productivo en la generación de alternativas superadoras”.

Por su lado el Ministerio de Desarrollo Productivo informó oficialmente que trabaja para que “los cambios estén orientados a incrementar los beneficios para las pymes y que estén disponibles en el corto plazo”.

Luis Galeazzi, director ejecutivo de Argencon, explicó que las compañías están en diálogo con las autoridades nacionales desde hace unas semanas y comentó que para los funcionarios “debe haber alguna diferenciación” entre empresas.

“Haber interrumpido genera incertidumbre”, señaló. De hecho, el impacto se sintió ayer en las acciones de Mercado Libre en Nueva York.

La Argentina tiene un ecosistema emprendedor con hacedores que salieron del pensamiento convencional y que pueden ser una nueva locomotora. El Estado tiene todo el potencial, si quiere, de encaminar correctamente este ecosistema en su favor.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO