COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Bankia y CaixaBank estudian una posible fusión dentro del proceso de consolidación del sector bancario para fortalecerse frente al impacto de la pandemia del coronavirus, según han confirmado fuentes financieras. La operación, en fase muy previa, se anunciará este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

De confirmarse la operación, el Estado pasaría de poseer el 61,8% de Bankia, a tener el 14% de la nueva entidad fusionada, cuyo principal accionista sería Fundación La Caixa, que tendría en torno a un 30%, con la ecuación de canje teniendo en cuenta las cotizaciones actuales de ambos bancos. La operación daría lugar al primer banco del país, con 650.000 millones de euros en activos en España, muy por delante de Santander y BBVA, aunque sin la presencia internacional de ambos.

Digitalización, la banca cierra sucursales y despide empleados masivamente

BBVA emplea Inteligencia Artificial para conectar con clientes

Llega una plataforma de neobanking y pagos digitales para competir con Mercado Libre

De la unión del tercer y cuarto banco del país resultaría un gigante de un valor en activos superior a los 650.000 millones de euros, pero con presencia sólo en España y Portugal. Además, ambas entidades cuentan con pocas sinergias pues su mercado se concentra en las mismas regiones del país, lo que conllevaría a un fuerte proceso de reestructuración y previsiblemente a uno de los ajustes de plantillas más severos del sector en nuestro país, señalan las fuentes consultadas.

El grupo BFA-Bankia tuvo que ser rescatado en 2012 con una inyección de dinero público de 22.400 millones, de los que ocho años después apenas se han recuperado 3.300 millones a través de la venta de participaciones y de los dividendos distribuidos por el banco.

El BCE ha advertido en diferentes ocasiones de la urgencia de nuevas fusiones en el sistema financiera español para poder capear la ola de morosidad y falta de rentabilidad de la banca española por culpa del entorno de bajos tipos de interés. En esta línea también se ha movido el Gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos en su última intervención pública. “La banca deberá continuar haciendo esfuerzos para ganar eficiencia”, señaló.

El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, ya apuntó a una posible fusión ante la pandemia en la última presentación de resultados del banco en julio pasado. “Hay ciertos incentivos para las fusiones. Lo veremos en los próximos meses. Caldo de fusiones hay”, fueron sus palabras.

La fusión debe contar con el visto bueno del Gobierno pues no en vano el Fondo de Resolución Ordenada Bancaria (FROB), a través del cual el Estado posee la participación en Bankia, depende de la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Por su parte, la operación que estudia actualmente CaixaBank sería la segunda en tres años, después de que en 2018 culminara la integración del portugués BPI. Durante la última crisis CaixaBank absorbió Caixa Girona, Banca Cívica y Banco Valencia. CaixaBank cuenta con un total de 4.460 oficinas y 35.600 empleados, mientras que Bankia opera actualmente con una red de 2.250 de oficinas y unos 16.000 empleados. En el primer semestre la entidad catalana ganó 493 millones (un 67% menos que un año antes), mientras que la antigua caja de ahorros madrileña obtuvo un beneficio neto de 142 millones, un 64% menos.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO