COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El ministro de finanzas de Rusia, Alexey Moiseev, confirmó los planes de su país para penalizar ciertas operaciones relacionadas con Bitcoins en el país. Según la propuesta que ha sido presentada, se sentenciaría con 4 años de prisión actividades como compraventa de la criptomoneda.

“Es cierto que hemos desarrollado el proyecto de ley que proporciona hasta cuatro años en prisión para algunos tipos de actividades que se relacionan con esta casi-moneda. Estos tipos de actividades están relacionadas con un intercambio de dichas monedas por la moneda nacional rusa, el rublo. Este es el único tipo de actividad que proponemos para sancionar con penas criminales”, señaló el funcionario a CoinDesk.

La propuesta ha sido apoyada también por el Ministerio de Desarrollo Económico, señalando que el proyecto de ley será presentado al Ministerio de Hacienda en los próximos meses.

A principios de este año, el Ministerio de Finanzas de Rusia propuso condenar a cualquier persona que mine, compre o venda criptomonedas con penas de trabajo correccional o una multa de hasta 500.000 rublos (unos 8.000 dólares). De acuerdo a CriptoNoticias, también preparan una actualización de la ley “Sobre la información, tecnologías de la información y la protección de la información”, limitando el acceso a sitios que promueven las transacciones de dinero “sustituto”.

Aún así, el jefe del banco más grande de Rusia y el gobernador del Banco Central hablan a favor de Bitcoin, con lo que el debate público sobre el uso de las monedas virtuales se vuelve aún más candente en las esferas políticas rusas.

Todo esto sucede solo a un mes de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea haya dictaminado que tanto el Bitcoin como otras monedas virtuales se puedan intercambiar libres de impuestos en todo Europa, considerándolo así como una moneda convencional.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY