COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Los fabricantes chinos de dispositivos móviles y electrónicos en general siguen apostando a la expansión más allá de sus fronteras. Ejemplo de esto es lo que está sucediendo con empresas de celulares como Xiaomi, que a su amplia participación en el mercado local le está sumando el ingreso a otras regiones, incluyendo Latinoamérica y por supuesto los EE.UU.

Por eso es que para estas empresas la CES tiene un lugar destacado, no sólo por lo que significa este evento en el mundo tecnológico ya que se trata de una feria que pelea el primer puesto a nivel mundial con el Mobile World Congress, sino también porque es una vidriera a mercados internacionales, especialmente al estadounidense, que es donde está el foco de interés de estas  compañías chinas.

El gigante asiático está tratando de reforzar su presencia global en todos los segmentos, no solo el tecnológico. En el 2013 invirtió en el resto del mundo US$73,2 millones y el año pasado se convirtió en la mayor economía mundial, con un PBI que llegó a los US$16,5 billones. Hoy es el tercer mayor inversor mundial, solo superado por los EE.UU. y Japón. ¿Quedan dudas de por qué las empresas chinas saben que pueden pisar fuerte en el resto del mundo?

[blockquote align=”right”]Uno de cada cuatro expositores en la CES es de origen chino.[/blockquote]

El as en la manga que tienen las compañías de origen chino es la comercialización y producción a bajo costo. Lo decía el mismo CEO de Xiaomi, refiriéndose a esta táctica de vender dispositivos más asequibles y así llegar a mayor cantidad de usuarios. “Vendemos nuestros equipos online y nuestro margen de ganancia es bastante bajo. Nuestros precios son un tercio de los de Apple”, comentaba Lei Jun.

En cuanto a la CES, la relevancia que tiene para los fabricantes del dragón asiático es tal que 1 de 4 expositores, es chino. A esto hay que sumarle que algunos gigantes estadounidenses, como lo son Microsoft y Apple, no están participando, lo que le da lugar a estas empresas chinas, algunas de la talla de Lenovo y ZTE, y otras más pequeñas, para que puedan generar un mayor protagonismo.

En el caso de Lenovo, el mayor fabricante de PCs a nivel mundial, si bien ya tiene un nombre bien ganado en los mercados desarrollados ya que cuenta con una cuota del mercado global del 20%, realizó algunas acciones para seguir posicionándose en los EE.UU., donde tiene fuertes rivales, como por ejemplo la compra de la división de teléfonos móviles de Motorola y los servidores de bajo costo de IBM el año pasado.

[blockquote align=”left”]En el 2013, China invirtió en el resto del mundo US$73,2 millones.[/blockquote]

En cuanto a las marcas no tan reconocidas, una es el caso de Hisense, fabricante de electrodomésticos. Hace 3 años, esta empresa comenzó a vender en EE.UU. los productos bajo su propio nombre y está utilizando la CES como un lugar para fortalecer su marca en el país.

También es lo que hace Lepow, fabricante de accesorios móviles, al que la situación en China le va muy bien: el año pasado duplicaron sus ventas, con lo que llegaron a US$16 millones, pero para ellos este crecimiento interno no es suficiente, a punto tal que sus fundadores ahora viven en el Silicon Valley para expandir desde allí su negocio.

Esto es, ni más ni menos, que un reflejo de lo que está pasando con las empresas chinas en general, para quienes su mercado (el mayor mercado del mundo, con más de 1.360 millones de habitantes) ya no es suficiente y necesitan nuevos horizontes.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO