COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En la actualidad, aún muchos centros de salud, tanto públicos como privados, siguen escribiendo manualmente diagnósticos y/o recetas médicas, los que muchas veces son poco legibles, causando errores de lectura e interpretación, lo cual se podría reducirse en un 50% e incluso en algunos casos hasta en un 80% si todas las gestiones fueran digitales.

 

Pese a que Chile es líder en provisión de sistemas de información ERP (
), sistemas que permiten la gestión de recursos de las instituciones de salud, en particular la gestión financiero contable, logística y de recursos humanos en el sector público y privado, el que además ha impulsado la eliminación del papel, aún tiene un largo camino para seguir acotando el margen de error bajo la implementación de sistemas digitales en hospitales.

 

Luis Osorio, Gerente Desarrollo de Negocios de Browse Ingeniería de Software, empresa chilena especialista soluciones ERP, señala que “creemos que, en el caso de los hospitales, el Ministerio de Salud ha dado un importante paso al lanzar el proyecto Sistemas Informáticos para Establecimientos de Salud, que incorpora soluciones de ERP, gestión clínica hospitalaria y de atención primaria para todos los establecimientos del sistema público de salud”.

 

Un sistema ERP puede permitir el mejoramiento de la gestión administrativa financiero-contable y la integración e interoperabilidad efectiva con las soluciones HIS (Sistema de Gestión Hospitalario), éste último ligado fuertemente a la automatización de procedimientos digitales para todas las profesiones del área de la salud y sus pacientes, y su éxito en la implementación está ligado principalmente a la capacidad del cambio de las instituciones, su visión de futuro, presupuesto y desarrollo informático.

 

“Hay errores humanos que se pueden evitar, y entre ellos están los asociados a la legibilidad de informes y ordenes médicas escritas a lápiz en papel”, indica Osorio. Y agrega que “el quehacer de los profesionales clínicos, ya sea médicos, enfermeras, kinesiólogos, farmacéuticos, entre otros, debe ser apoyado por sistemas de información especializados que permitan la entrega de ordenes digitales que evitan el uso del papel”.

 

El objetivo final de la implementación de los sistemas ERP es entregar un servicio digitalizado para disminuir errores de diagnósticos y procedimientos, mejorar la calidad de atención a los pacientes, y optimizar los procesos para conseguir más producción hospitalaria con menos recursos.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO