COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hace poco más de un lustro, en los bolsillos de casi todo el mundo, se guardaban ‘smartphones’ de dos marcas: o Apple  o Samsung. La cuota de mercado de las dos gigantes tecnológicas se la repartían a su antojo hasta que, con la llegada de nuevos agentes ofreciendo teléfonos de alta gama a precios low cost, el panorama comenzó a cambiar.

De hecho, Apple y Samsung eran las reinas en China hasta hace un año. Pero dos empresas del propio país (Huawei, que no cotiza en Bolsa, y Xiaomi (HK:1810)) han irrumpido de manera espectacular para poner fin al reinado de las dos gigantes internacionales. Es más, la compañía estadounidense no entra ni en el top 4 de ventas mundiales.

Pero a la dura competencia existente, a Samsung y a Apple se ha unido un enemigo con el que hasta hace poco era un aliado: China. La Academia China de Tecnologías de la Información y la Comunicación (CAICT, por sus siglas en inglés) afirmó en el último dossier mensual de 2018 que las ventas de teléfonos móviles durante diciembre de 2018 cayeron en picado un 16% respecto al mismo mes del año anterior. A su vez, se indicaba que las ventas interanuales descendieron en un 15,5%

Otro reciente informe de Canalys afirmaba que las ventas en este país descendieron un 15% debido, en gran parte,a la “debilidad de las perspectivas económicas”.

Menores ingresos

Las nuevas firmas que existen en el mercado y los malos datos de ventas en China han hecho saltar las alarmas en ambas compañías. De hecho, se produjo un hecho sin precedentes ya que Apple lanzaba un ‘profit warning’ puesto que sus perspectivas de ingresos eran un 8% menos. El anuncio provocó que sus acciones cayesen de golpe y porrazo un 10% en una sola sesión.

Una semana después, fue Samsung la que comunicó que esperaba una caída del 12% del beneficio operativo si se compara con el mismo período de 2017. En el informe emitido, se explicaba que los ingresos logrados en el último trimestre de 2018 descenderán un 11%, y los beneficios en torno a un 29%, pasando de los casi 13.500 millones de dólares del año anterior a los 9.700 del actual.

China, por tanto, se ha convertido en la china del zapato de estos dos gigantes. La desaceleración del país, la recaudación de impuestos por ventas en China -que cayó un 62% en octubre de 2018 y un 71% durante el mes de noviembre-, o la guerra comercial suponen un desafío totalmente nuevo para Apple y Samsung.

Cabe recordar que Samsung tiene una cuota de mercado de smartphones del 1% en China, en comparación al 9% que tiene Apple, quienes también se han visto afectados por la desaceleración económica.

Fuente: Investing México

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO