David López, VP para Latam de AppGate
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Appgate analizó cómo ha sido el comportamiento de la ciberseguridad producto de la pandemia causada por el Covid-19 y la forma como se han roto diferentes paradigmas durante este período, al mismo tiempo que presentó sus tres grandes conclusiones.

Las diferentes medidas adoptadas por las autoridades en cada país como estrategia de contención del virus provocaron que se presentaran dos situaciones relevantes para la industria. La primera fue una aceleración de los procesos digitales, que permitió a las personas tener acceso desde sus hogares a servicios, bienes, productos, información y alternativas de trabajo; y la segunda, es que se produjo un incremento del delito informático.

Ver más: VU Security, entre los 6 Mejores Lugares para Trabajar para Millennials 2020

“A lo largo del año evidenciamos que en la región se presentó un incremento del 139% en el número de transacciones inusuales (sospecha de fraude), lo que exigió un gran esfuerzo en su detección y contención, además comprobamos que las instituciones que integraron estrategias de autenticación basada en riesgo (RBA) o que simplemente tienen esquemas de validación adecuados salieron mejor libradas que aquellas que aún están en proceso de definir su estrategia de protección”, explica David López, vicepresidente de ventas para Latinoamérica de Appgate.

Desde el inicio de la pandemia Appgate detectó un crecimiento en la actividad de los usuarios de las entidades bancarias. El crecimiento ha sido constante, con un promedio del 13% con respecto al mes anterior. En cuanto al análisis transaccional se evidenció un aumento mayor al 100%, tanto en actividad de usuarios finales, como en transacciones analizadas.

Ver más: F5 anuncia nuevas soluciones para infraestructuras 5G nativas cloud

Estos son hallazgos más llamativos del análisis que realizó Appgate con sus clientes, producto del Covid-19 y sus diferentes medidas de aislamiento preventivo:

  • Durante el segundo trimestre del año se evidenció un incremento del 24% en los intentos de fraude electrónicos. En el tercer trimestre del año, se produjo un aumento adicional del 18%.
  • Para el mismo período, creció en un 174% los ataques de uso no autorizado de marca con fines fraudulentos, la práctica más destacada se presentó en la creación sitios web que inducen a los usuarios a contactar un número telefónico donde se ejecuta el fraude. Por otro lado, las cifras de phishing subieron al 38% durante los últimos tres meses.
  • De acuerdo con Detect Monitoring Service (DMS) de Appgate, las conexiones realizadas desde sitios clonados de páginas legítimas y, que por esta misma razón son sospechosas de phishing, subieron un 254% en el mes de abril y se incrementó durante julio en un 304% y en agosto el 37%.
  • Las conexiones realizadas a sitios legítimos sumaron un 26% más para el mes de abril de acuerdo con DMS.

Para Appgate, las tres grandes conclusiones sobre la ciberseguridad que deja la pandemia son:

  1. Contemplar la nueva realidad: Entre más usuarios y dispositivos estén conectados, desde cualquier sitio y con diversos contextos, los riesgos asociados a fraudes electrónicos y ciberataques serán un dolor de cabeza después del Covid-19. La poca planificación, cultura cibernética y escasa inversión en ciberseguridad, traerá consecuencias tecnológicas devastadoras.
  2. Crear estrategias de monitoreo y reacción: El análisis de amenazas, que incluyan inteligencia, controles y que tengan en cuenta contextos y sobre todo la flexibilidad del negocio del cibercrimen y de las nuevas realidades, serán una necesidad mayúscula para el sector.
  3. La ciberseguridad es la prioridad: Más que nunca, las empresas tienen que incluir en el ADN de su organización la seguridad informática, sin importar el tamaño o el nicho del mercado al que pertenezcan.
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO