COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Científicos de la Universidad de Washington han dado un paso más allá en la producción automatizada de mini órganos humanos a partir de células madre.

Hasta el día de hoy la forma en que este procedimiento se llevaba a cabo era cultivarlas como láminas planas y bidimensionales, pero en los últimos años, el cultivo de células madre se lleva adelante en estructuras tridimensionales más complejas llamadas mini-órganos u organoides. Según los autores del estudio, liderados por Benjamin Freedman, la capacidad de producir organoides en masa es la aplicación potencial más interesante de la nueva tecnología robótica.

Los investigadores utilizaron un sistema robótico para automatizar el procedimiento de cultivar células madre en organoides.Para lograrlo los robots vierten las células madres en hasta 384 receptáculos, pudiendo cada uno de ellos contener hasta 10 organoides. En 21 días el proceso se culmina y los organoides están completamente desarrollados.

“Esta es una nueva arma secreta en nuestra lucha contra la enfermedad – señala Freedman. Habitualmente, establecer un experimento de esta magnitud llevaría a un investigador todo el día, mientras que el robot puede hacerlo en 20 minutos. Además de eso, el robot no se cansa, ni comete errores. No hay duda: para tareas tediosas y repetitivas como esta, los robots hacen un mejor trabajo que los humanos”.

Estos mini órganos permiten un estudio más acabado de diversas enfermedades y de la acción de los fármacos sobre los mismos.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO