COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Argentina) Está claro que los ejecutivos utilizan sus teléfonos y otros dispositivos móviles para trabajar, pero ¿qué sucede cuando en estos equipos hay que cargar aplicaciones específicas para una determinada organización?

“Más allá de si la empresa le provee un teléfono a su empleado o éste cuenta con su propio equipo para trabajar, lo importante es que el dispositivo se encuentre en sintonía con la plataforma en la que trabajan las distintas aplicaciones corporativas”, explica Raúl Pollet, Presidente de SISA, una empresa que brinda soluciones informáticas a empresas cuya gestión administrativa y comercial son un factor crítico para su actividad y para la generación de valor.

De esta manera, a todas aquellas organizaciones que se preguntan cómo movilizar a su staff de la mejor manera posible, Pollet les aconseja recurrir a una aplicación móvil que le permita customizar su negocio y sus respectivos procesos, de manera sencilla y rápida: “El desarrollo de aplicaciones móviles requiere de un proceso de investigación previo muy amplio y costoso en cuanto a asignación de recursos humanos y económicos. Teniendo en cuenta esto, le sugeriría a una empresa, que adopte una solución móvil existente en el mercado, bajo la plataforma que mejor se integre con su sistema de gestión, y que sea customizable con su negocio y procesos de gestión, de una manera ágil y simple”.

Al igual que cuando una empresa elegía su flota de Desktops o Notebooks, con la elección de los dispositivos móviles, sucede algo similar. En este sentido, el ejecutivo menciona dos factores principales a tener en cuenta: Portabilidad, es decir, que haya más de un fabricante que pueda proveer los dispositivos móviles que cuenten con el mismo sistema operativo en el que están las aplicaciones corporativas; y evolución de las versiones de la plataforma, para que los equipos permitan realizar Upgrades de versiones de los sistemas operativos.

“En definitiva, es imprescindible para cualquier compañía, considerar el upgrade de equipamiento y plataforma; y por otro lado, contar con alternativas de proveedores, para evitar faltas de stock por restricciones a las importaciones y productos discontinuos”, concluye el ejecutivo.
 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO