COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Softbank, el grupo de tecnología y telecomunicaciones de Masayoshi Son, está cerca de pagar US$ 10.000 millones por una participación de Uber, que rondaría entre el 17% y el 22%.

La compañía considera que los coches autónomos cambiarán el transporte y en ese sentido ha invertido recientemente US$ 5.000 millones en la china Didi Chuxing, y participaciones en empresas similares de India, Singapur y Brasil.

La apuesta es fuerte para una atribulada Uber. Softbank podría comprar US$ 1.000 millones en acciones a la propia Uber, según su última valoración de US$ 68.000 millones, y el resto a accionistas de la compañía con un 30% o más de descuento.

El mercado se expandirá a medida que disminuya la propiedad de automóviles privados. Uber podría tener un gran poder de mercado en la compra de vehículos, y en la fijación de las tarifas, al tiempo que elude el costo de los conductores humanos. Softbank también podría mitigar la competencia de sus participadas, e impulsar una consolidación. O Uber podría simplemente atrincherarse como una valiosa plataforma para contratar taxis, ordenar comida para llevar, hacer pagos y otros servicios, incluso si los coches autónomos tardan en llegar.

A pesar del peso global de su marca, Uber sigue dando pérdidas, y aún no está claro cuánta demanda quedará cuando desaparezcan los subsidios que da a sus conductores.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY