COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Por: Manuel A. Sordo, General Manager para Latinoamérica de Universal Robots

No es necesario ser un tecnófobo total para sentirse reacio a adoptar nuevas tecnologías en tu negocio. Miles de pequeñas y medianas empresas (PyME) no usan o no utilizan correctamente nuevas tecnologías como la robótica colaborativa, a pesar de su capacidad para aumentar tanto la eficiencia como la rentabilidad.

Pero ¿por qué existen estas dudas? ¿Están justificadas? Y si no es así, ¿qué pueden hacer los negocios para superar sus propios miedos a adoptar nuevas tecnologías?

Ver más: Cuarta Revolución Industrial: El triunfo de las plataformas digitales

Las causas fundamentales

Comencemos analizando las cuatro causas principales que generan miedo e incertidumbre al aprovechar nuevas tecnologías:

– Gastos percibidos. Algunos dueños de negocios no quieren invertir en nuevas tecnologías porque las ven como un gasto adicional que no vale la pena agregar. Sin embargo, resulta ser todo lo contrario; la mayoría de los nuevos dispositivos y software están diseñados para ser más eficientes, lo que ayuda a ahorrar más dinero del se gasta en ellos. Si bien esto no es cierto para todas las tecnologías, es lo suficientemente cierto como para no descartar una solución solo porque cuesta dinero adquirirla de inicio. Los negocios deben pensar en términos de ROI en lugar de la cantidad bruta que están invirtiendo.

Ver más: Amazon One, el sistema para pagar con la mano

– Complacencia. Es difícil de creer, pero muchas empresas en el mundo aún no tienen siquiera un sitio web en 2020. Muchas de estas empresas existían antes de que Internet se hiciera popular, por lo que nunca vieron la necesidad de crear uno. La complacencia es un poderoso desmotivador; si ya estás acostumbrado a una forma de hacer las cosas, tendrás menos incentivos para probar algo nuevo. Sin embargo, esta no es una estrategia productiva o racional para hacer crecer un negocio.

– Inexperiencia con nuevos sistemas. Algunos negocios no quieren meterse con una nueva tecnología porque no tienen mucha experiencia en ella. Pueden sentirse intimidados al hacer la investigación y tomar una decisión, o pueden no saber por dónde empezar. Estas son aprensiones legítimas, pero pueden mitigarse trabajando con alguien que tenga más experiencia que ellos.

Ver más: SoftBank crea la principal empresa de informática del mundo con IA

– Preocupaciones de integración y formación. Otra preocupación racional es la posibilidad de capacitar a los empleados en una nueva plataforma de software o hardware. Si se tiene un equipo de 100 personas y un nuevo producto tecnológico tiene una curva de aprendizaje pronunciada que requiere 10 horas para dominar, esencialmente se perderán 1,000 horas simplemente acostumbrándolos a todos a una nueva tecnología. Sin embargo, si los negocios están tomando la decisión correcta, la inversión de tiempo valdrá la pena. Y siempre puede mitigar esto eligiendo plataformas más intuitivas y fáciles de aprender.

Superando los “miedos y la incertidumbre”

Entonces, ¿qué pueden hacer los negocios para superar el miedo y la incertidumbre en adoptar nuevas tecnologías?

– Informarse lo suficiente. Los negocios deben tomarse el tiempo de realizar una investigación y leer noticias tecnológicas, visitar nuevos sitios web y ver qué hay disponible. Es posible que se sorprendan al saber qué nuevas tecnologías están disponibles para ellos. Si tienen dificultades para comprender algunos de los detalles técnicos, deben solicitar la ayuda de expertos en TI de sus equipos para que puedan comprenderlos mejor.

– Aprovechar las pruebas gratuitas. Independientemente de si es efectivo o no, la mayoría de las empresas y otros proveedores de tecnología están dispuestos a ofrecer a los negocios una prueba gratuita de sus productos o servicios, por lo que también pueden aprovecharlos. No solo les dará la oportunidad de evaluar la utilidad de una nueva tecnología sin compromiso ni riesgo, sino que también les brindará una experiencia más práctica, que puede utilizar para tomar decisiones aún mejores relacionadas con la tecnología en el futuro.

– Confiar en la toma de decisiones de fondo. Nadie debe tomar una decisión en función de lo que están acostumbrados o con lo que se sienten más cómodos, y no tomar una decisión en función de lo más nuevo o popular. En su lugar, los negocios deben reducir todo a números. ¿Cuánto tiempo podrán ahorrar integrando esta nueva tecnología? ¿Cuánto costará, en términos de tiempo y dinero? Buscar un ROI positivo; si hay uno, no hay razón para no dar el paso.

– Utilizar un enfoque por fases. En lugar de invertir en todo a la vez, los negocios deben considerar utilizar un enfoque por fases; cambiar a la mitad del personal a la vez, o concentrarse en una nueva plataforma a la vez. Esto les ayudará a sumergirse en el mundo de la adopción de tecnología y, al mismo tiempo, reducirá la carga de formación e integración. Esto no siempre es posible, ya que algunos sistemas requerirán que todos los equipos cambien al mismo tiempo, pero vale la pena intentarlo cuando estén disponibles.

El temor a incorporar nuevas tecnologías se extiende más allá de cualquier grupo demográfico y más allá de cualquier tipo de negocio. Afortunadamente, que las empresas aprendan a reconocer sus propios prejuicios y compensarlos puede ayudarlas a tomar decisiones más claras y lógicas y, con suerte, permitirles aprovechar las tecnologías que tienen el poder de transformar su negocio.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO