COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El verano es algo más que playas. Es algo más que la huida a la costa o a la montaña. Incluso bajo el calor más severo y en ausencia de sombrilla, las ideas más brillantes pueden encontrar su eureka. Así lo demuestran los eventos de innovación que se celebran durante el periodo estival e intentan abordar problemas con los pies en la tierra, a los que nos enfrentamos día a día cualquier ciudadano, y resolverlos mediante la transformación digital.

Open Talent 2018, décima edición de la competición para revolucionar las ‘fintech’ patrocinado por BBVA con 150.000 euros en premios, y Open Summer of Code, novena edición de una iniciativa que junta a alumnos universitarios para crear proyectos de código abierto y que se celebró por primera vez a Madrid, son dos ejemplos recientes de cómo plasmar esta innovación.

Sedicii, Taqanu, Cindicator, ToGarantido, ChargeAfter, Cashaa, DunForce y Finnest. Ocho nombres que prometen definir los horizontes futuros de las ‘fintech’. Ocho finalistas de BBVA Open Talent 2018, que competirán por el gran premio en las categorías correspondientes —Fintech for Future, Fintech for People y Fintech for Business— y cuyos ganadores serán anunciados en un evento que se celebrará los días 16 y 17 de octubre en Madrid.

Hay ideas de todo color y nacionalidad entre este ramillete de ocho. Por ejemplo, la que propone la irlandesa Sedicii, la única que ha conseguido colarse como finalista en dos categorías —Fintech for Future y Fintech for Business—. La innovación en la que cimienta su negocio esta ‘startup’ ataca uno de los problemas fundamentales a los que nos enfrentamos mundialmente: ¿cómo nos identificamos de manera unívoca y segura en nuestra vida digital?

Sedicii ha creado tal sistema de identificación digital sin necesidad de almacenar ningún tipo de contraseña o datos adicionales. Es decir, que los usuarios avalados por su sistema de verificación no tienen que arriesgarse a dar ningún tipo de información sensible cada vez que quieren identificarse para acceder a un servicio digital. “Es más, los usuarios de Sedicii podrán ver quiénes acceden a su información, decidir quién la puede o no usar y ser recompensados por ello”, explica Rob Leslie, fundador y CEO de Sedicii.

El futuro visto desde el séptimo arte concibe una sociedad donde no existe el dinero en efectivo. Y para realizar los pagos se propone una serie de mecanismos, algunos ya conocidos como las transacciones por medio del reconocimiento facial, la lectura del iris o bien con la validación de un código de barras y otros que están por venir como los chip integrados a la persona. En Open Talks – Reg Tech, celebrado en Open Space México, se celebró un panel para dialogar sobre los métodos de pago en México y las empresas participantes en el sistema.

El Medialab Prado de Madrid celebró el Open Summer of Code, la iniciativa de innovación público y privada de código abierto realizada con el apoyo de la Universidad Politécnica de Madrid. El Team Oasis, compuesto por cuatro alumnos, se enfrentó a un problema que aqueja a todas las grandes ciudades: la accesibilidad de sus servicios de transporte públicos. La respuesta dada por estos alumnos ha sido desarrollar una incipiente aplicación web, TAccess, que recoja y actualice esta información.

No es una tarea sencilla. “Existe poca información. O bien la que está disponible en abierto es escasa o bien se encuentra privatizada por aplicaciones de terceros y por lo tanto inaccesible para la comunidad”, explicó Carlos Piña Martínez, uno de los cuatro alumnos que desarrolló el proyecto. La solución, permitir a cualquier madrileño que actualice la información de accesibilidad estación a estación. Un amplio surtido de características mediante un código de colores permite caracterizar cuán accesible es cada instalación.“Esta es la capacidad más importante de la aplicación. Que cualquiera pueda mejorar esta información y subirla como datos en abierto. Esto permite tanto enriquecer aplicaciones que ya existan como crear nuevas herramientas”, aclaró Daniel Doña Álvarez, otro de los desarrolladores.

La aplicación se completa con la otra parte fundamental del proyecto: la búsqueda por parte del usuario. TAccess se enhebra con Google Maps para superponer su código de colores de accesibilidad a las estaciones que busque el usuario. A futuro, el Team Oasis es ambicioso: “Han surgido muchas ideas que merece la pena comentar aunque no las hayamos implementado. Por ejemplo, organizar una ‘mapping party’ en Madrid para introducir esta información de accesibilidad en un día dedicado a recopilar datos. Otra característica que nos gustaría implementar es la de que el usuario pueda personalizar la ‘app’ para visualizar solo la información de accesibilidad que le interese más”. Otra demostración de cómo dedicarle horas veraniegas a las ideas, compensa.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO