COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En los últimos cuatro años, entre 2017 y 2020, las compañías de América Latina con base tecnológica quintuplicaron su valuación y se triplicaron en cantidad: actualmente existen 1.005 de estas empresas en la región por un valor total de 221 mil millones de dólares. Su crecimiento, sin embargo, es desparejo. El 86% de las firmas se concentra en Brasil y Argentina y sólo otros seis países gozan del privilegio de contar con este tipo de organizaciones: Perú, México, Colombia, Uruguay, Chile y Guatemala. Estos datos se desprenden del informe Tecnolatinaspublicado recientemente por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Las empresas Centauro son aquellas que valen más de 100 millones de dólares mientras que las Unicornio cuentan con una valoración superior a los mil millones de dólares. Por detrás de estas dos categorías se encuentran las Ponys, con un valor por encima de los 10 millones de dólares”, señala Ana Basco, especialista en integración del BID.

Ver más: Mastercard se une al BID para empoderar a las mujeres emprendedoras

En este sentido, el informe del BID señala que una diferencia interesante entre Brasil y el resto de la región es que en el país vecino las compañías digitales concentran su estrategia de crecimiento en sus operaciones locales ya que cuentan con un mercado lo suficientemente grande para prosperar. De hecho, el mercado interno representa para las start up brasileñas el 74% de su valor; mientras que las tecnolatinas del resto de la región construyen su valor a partir de las operaciones regionales y globales, las cuales alcanzan al 95% de sus ingresos.

Una de las compañías digitales más relevantes en la región es Kavak, plataforma que permite comprar, reacondicionar y vender autos seminuevos. Tras 4 años de operación, en 2020 se convirtió en la primera empresa unicornio en la historia de México. Hoy está presente en Argentina con planes de expansión en toda Latinoamérica: “A aquellos que estén por comenzar, les recomendaría que elijan un problema a resolver que resulte relevante para muchas personas. Después hay que tener la audacia para escalar rápido y saber que el cambio es la constante, un factor que te prepara para el ritmo de crecimiento acelerado”, explica Jaime Macaya, CEO de Kavak Argentina.

Ver más: Google y el BID siguen potenciando el desarrollo de las PyMEs

DiDi, por su parte, es una plataforma global de movilidad integral que constantemente desarrolla tecnologías para integrar distintos sistemas de movilidad en las ciudades donde opera. Su Gerente General en México y Argentina, Juan Andrés Panamá, considera que la colaboración con los gobiernos es vital para resolver los actuales desafíos de movilidad, medio ambiente y generación de ingresos de los ciudadanos: “Al ser una empresa con presencia global, tomamos el desafío de trabajar siempre con una mirada muy humilde y buscar que la operación sea ‘muy local’, sin imponer lo que funcionó en otros mercados. Poder colaborar con el sector público para conocer sus problemas actuales y cómo podemos usar la tecnología para resolverlos, nos ayuda a tomar decisiones que aporten valor a todos los actores”.

“En una era donde la competencia por adquirir talentos de IT es cada vez más feroz a nivel global, las compañías digitales son motores de generar empleo: se calcula que actualmente emplean a más de 245 mil personas en la región”, señala Adrián Anacleto, empresario y fundador de Epidata., quien en menos de dos décadas logró expandir su compañía de outsourcing de innovación en el continente y hoy tiene presencia en Chile, Colombia, Estados Unidos, Perú y Uruguay, además de su sede central en Argentina con más de 300 colaboradores en el continente.

“Las empresas con una valuación de mercado superior a los 25 millones de dólares, necesitamos

generar más redes y espacios para intercambiar opiniones y realizar iniciativas en conjunto. Poder compartir experiencias con empresas como Kavak y DiDi suma mucho valor al ecosistema, especialmente para los que estamos en la frontera entre centauros y unicornios. Además de tener un atractivo económico y social, estas compañías hacen foco en las necesidades de las nuevas generaciones tanto a nivel interno como externo”, añadió Anacleto, en un encuentro organizado por la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI) con el apoyo del BID – INTAL.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO