COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las ventas online ya dejaron de ser una mera tendencia, y se convirtieron en una realidad cotidiana para todos los consumidores. De acuerdo con la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), a inicios de este año, la venta de bienes en la modalidad online creció 4,8% mientras que la realizada en locales físicos retrocedió 11,6%. Se cumplieron así 13 meses consecutivos en declive.

En este contexto, lo habitual de las transacciones online ha puesto de manifiesto nuevas modalidades delictivas que los ciberdelincuentes han desarrollado para aprovecharse de esta nueva realidad económica. Cabe destacar que, en la mayoría de las veces, las redes inalámbricas no suelen ser seguras y su tráfico de datos es fácilmente rastreado por los cibercriminales. Sin dejar de lado, la falta de concientización por parte de los usuarios, que evitan tomar las medidas de prevención necesarias.

“Hoy en día en Argentina se cuenta con varias plataformas de compras online (portales), como así también de varias soluciones que permiten procesar y autorizar este tipo de transacciones”, afirma Pablo Diaz, Director de Hasar Sistemas.

Para que las compras online sean satisfactorias de inicio a fin es fundamental que la pc/notebook/telefono/tablet sea una terminal que cuente con antivirus/antimalware/antipishing, y sistema operativo actualizado.

Es necesario también chequear que haya un candado verde a la izquierda de la dirección de la página web y que la URL incluya HTTPS. Si llegase a recibir un email con una oferta, dude si el precio es extremadamente barato, y desconfíe si le obliga a pagar en 24 o 48 horas para no perder la oportunidad. A su vez, verifique que el nombre del remitente coincida con el dominio de la dirección de e-mail.

Actualizar siempre nuestro dispositivo permite no solo contar con nuevas funcionalidades y cambios, y segundo, para arreglar brechas de seguridad, que las hacen vulnerables a ataques automatizados. Proteger los dispositivos con contraseñas fuertes, esto implica evitar utilizar contraseñas comunes como “01234” y optar por crear una contraseña fuerte, única y difícil de adivinar a través de una combinación de minúsculas, mayúsculas, símbolos y números.

Las redes Wi-Fi públicas pueden resultar riesgosas a la hora de iniciar sesión en alguna cuenta o realizar transacciones bancarias a través de Home Banking. La red 4G de nuestro celular es una alternativa más segura en caso de que no exista una VPN (Virtual Private Network) a nuestro alcance. Además, establecer variadas opciones de seguridad como el uso de datos biométricos, que ya están siendo incorporados a los últimos móviles.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO