Fotografía: SHOELACE
COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Si algo ha quedado claro en la industria de las redes sociales, es que el fracaso no siempre puede considerarse como tal y que es posible intentarlo una y otra vez. Eso parece ser que es lo que pretende Google, la compañía fundada por Larry Page y Sergey Brin en 1997, con Shoelace, un proyecto que todavía está en etapa de pruebas pero que supone un nuevo intento por desarrollar una red social propia.

Tras el cierre en abril pasado de Google+, que fue el tercer intento por parte de la empresa de Mountain View, California (debemos recordar a Google Wave y a Google Buzz) por disponer de una red social con la que competir con las gigantes del rubro, es decir, Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn, Vimeo, Pinterest, etc., Shoelace se presenta como un tímido monumento a la perseverancia o bien como un acto de necedad.

Las bases sobre las cuales se pretende asentar a Shoelace en el espectro de las redes sociales no son muy distintas al origen de todas ellas: encontrar actividades y gustos afines entre los potenciales usuarios, con la idea de establecer, poco a poco, una red con alcances mundiales. En ese sentido Google está apuntando al back to basics: encontrar gente con intereses comunes, si bien acaso no tan comunes: deportes, artistas, hobbies, etc., tal como podría ocurrir con un club de fans.

Bajo la promesa de “conectarte con otras personas que tienen los mismos intereses que tú”, Shoelace restringe por el momento el acceso a sus usuarios mediante una invitación, es decir, si alguien más no te invita no se puede ingresar por voluntad propia. Ahora bien, una vez dentro, es posible crear listas de eventos o actividades en las que se participa o se participará, e invitar a amigos, familiares o conocidos. A partir de ello, Shoelace empezará a perfilar tus aficiones y te incluirá en eventos similares.

Por ahora, y acaso en plena conciencia de sus fracasos, Google ha dispuesto que Shoelace, que está disponible tanto para iOS como para Android, sólo funcione en la ciudad de Nueva York, en virtud a que, como ya se ha dicho, está en etapa de pruebas. ¿Lo conseguirá Google esta vez? Y lo veremos.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO