COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El fiasco del Galaxy Note 7 podría costarle a Samsung 5.300 millones de dólares según estimaciones de la propia compañía. Pero ahora se trata de un “problema de estado”: el gobierno surcoreano también investigará las causas de las explosiones de la phablet según indicó el medio local Yonhap News.

Un laboratorio perteneciente al gobierno asiático recuperó 5 de los equipos que mostró inconvenientes con la batería y usará tecnología basada en rayos X para investigar qué componentes exactos no son estables.

Estos esfuerzos se suman a los de la propia compañía, que espera no volver a cometer un error de esta dimensión que podría ser aprovechado por la competencia para debilitar su liderazgo en el mercado de fabricantes.

De hecho, Samsung espera lanzar en el próximo Mobile World Congress su Galaxy S8 y mantener el éxito de la serie. Para ello, deberá convencer a los usuarios de que sus estándares de seguridad son razonables y que el error millonario cometido con el Note 7 no se repetirá.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO