COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hasta no hace mucho, ciertas cirugías cerebrales necesitaban, como parte de la misma reemplazar las membranas propias del órgano por otras de origen animal.

Recientemente en China, se reemplazó esa membrana de origen animal por ReDura, una membrana impresa en 3D, por expertos en el tercer hospital de la Universidad de Pekín.

ReDura es un producto de Medprin Regenerative Medical Technologies Co Ltd, una compañía con sede en Guangzhou de bio-impresión 3D.

Yuan Yuyu, presidente de Medprin, dijo: “Las incisiones de cirugía cerebral solían ser cubiertas con membrana compuesta de materiales de origen animal, lo que expone a los pacientes a riesgos de transmisión de la enfermedades.

“También hace falta mucho tiempo para que estos tejidos animales se integren completamente en los propios tejidos de los pacientes, lo que prolonga el sufrimiento del enfermo”, dijo.

ReDura, que se crea con máquinas de impresión 3D, se compone de material biodegradable, que proporciona un andamio apropiado para el crecimiento de las células cerebrales en el lugar de la lesión

ReDura ha recibido la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de China y ha ganado aceptación en la Unión Europea.

Este es solo un ejemplo de cómo la impresión 3D avanza a pasos agigantados en diferentes sectores y para usos totalmente disímiles. El proceso de la fabricación de estructuras en 3D se basa en crear objetos mediante la colocación sistemática de materiales, tales como cera, metal y poliuretano, sobre la base de planos virtuales de diseños asistidos por la computadora.

Un ejemplo impresionante en el sector de la aviación es el C919, el primer avión grande de pasajeros de China, que tiene componentes impresos en 3D que ayudan a reducir su peso y acortar el tiempo de entrega. El avión hizo su primer vuelo a principios de este año.

Wang Peng, secretario general de la Alianza de Fabricación pro Impresión 3D de China o AMAC, dijo que después de años de desarrollo, la impresión 3D está entrando en una nueva fase en China, desde un concepto innovador hasta algo bastante útil para mejorar plantas de manufactura, hospitales e incluso aulas.

“La impresión en 3D está en auge, hemos cultivado un sistema industrial relativamente bueno, con técnicas de fabricación cercanas o a la par con los principales países extranjeros, el sector está saltando de la investigación de laboratorio a aplicaciones industriales”, dijo Wang.

El año pasado, el valor de producción de la industria de impresión en 3D de China alcanzó casi 8.000 millones de yuanes (1.120 millones de dólares), un alza del 87,5% interanual, destacando el fuerte impulso, según muestran los datos de AMAC.

“La tecnología representa la dirección futura de la fabricación inteligente, ya que combina las ventajas de la producción a gran escala con la fabricación personalizada. Es altamente eficiente y rentable”, dijo Zuo Shiquan, un experto en fabricación del Beijing China Center for Information Industry Development, un instituto de investigación afiliado al Ministerio de Industria y Tecnología de la Información o MIIT.

Se espera que la industria de la impresión en 3D de China alcance los 7,68 mil millones de dólares en valor de producción, o un tercio del mercado global en 2020, según un pronóstico del Instituto de Información de la Industria de China.

No es sorprendente que empresas como Shining 3D Tech Co Ltd, especialista en impresión en 3D con sede en Hangzhou, sean optimistas con respecto al sector.

Shining ya ha proporcionado servicios de impresión y digitalización 3D a más de 10.000 clientes en todo el mundo. Sus clientes incluyen corporaciones globales como Intel Corp, Robert Bosch GmbH y Adidas.

Huang Xianqing, vicepresidente de Shining 3D, dijo que la impresión en 3D puede satisfacer la creciente demanda de los consumidores por productos ecológicos y personalizados.

La compañía ha aplicado con éxito sus técnicas de impresión 3D para fabricar tubos de escape para automóviles Ford. Diferente de los tubos de escape tradicionales, cuyo diseño simple conduce a un mal flujo de aire y una gran pérdida de potencia, los tubos impresos en 3D de la compañía pesan un 67% menos. También pueden ayudar a los vehículos a cambiar la velocidad del flujo de aire del motor del coche, lo que ahorra energía.

A principios de este año, Shining se asoció con la compañía estadounidense de tecnología Hewlett-Packard Inc para ofrecer mejores servicios de impresión en 3D. Las dos partes desplegarán hardware y software de impresión HP 3D en 50 ubicaciones en China, incluyendo Beijing, Shanghai, Guangzhou, Chengdu y Nanjing.

El avance de la impresión 3D está en auge y su capacidad de poder adaptarse a diferentes industrias a bajo costo le permite crecer de forma exponencial.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO