COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

¿Qué nos está pasando? ¿Cuál es el grado de negación que tenemos frente a esta pandemia?

¿Qué nos están pidiendo que hagamos como sociedad?

Desde India hasta Alemania y Australia, los líderes mundiales han comenzado a tomar una línea más dura con las personas que violan las estrictas medidas establecidas para limitar la propagación del coronavirus.

El primer ministro Narendra Modi de India publicó un llamamiento urgente en Twitter el lunes: “Muchas personas todavía no se están tomando el bloqueo en serio. Por favor, sálvate, salva a tu familia, sigue las instrucciones en serio”.

“No sé lo que no están entendiendo”, dijo el gobernador Andrew Cuomo de Nueva York sobre los neoyorquinos que ignoraron las pautas de distanciamiento social el domingo. “Esta no es la vida como siempre”.

El primer ministro Scott Morrison, de Australia, dijo el domingo que si la gente no cumplía con las medidas de distanciamiento social, estaba listo para introducir “medidas mucho más draconianas”, después de que las multitudes abarrotaron las playas de Australia durante el fin de semana.

“Haga lo correcto para nuestro país”, dijo la canciller Angela Merkel a personas en Alemania el domingo, luego de introducir medidas que limitan los grupos en público a solo dos personas, aparte de las familias, a una distancia segura. “Muestra razón y corazón”, dijo.

A medida que se introducen restricciones cada vez más drásticas en todo el mundo, los líderes dejan en claro que, si bien muchas personas están cumpliendo, para que el distanciamiento social funcione, todos tienen que limitar las interacciones.

Los líderes locales en algunas ciudades y regiones italianas han salido a las calles para exigir que los residentes regresen a sus hogares y han llamado a los que no se adhieren.

Vincenzo De Luca, el presidente del gobierno regional de Campania, emitió una amenaza en un mensaje de video a aquellos que planean lanzar la graduación: “Enviaremos a la policía con lanzallamas”.

En algunos lugares, se han introducido multas para las personas que infringen las reglas. En los estados alemanes de Renania del Norte-Westfalia y Renania-Palatinado, las personas que abandonan sus hogares innecesariamente pueden enfrentar multas de hasta 25,000 euros.

Alain Thirion, un alto funcionario de seguridad en el Ministerio del Interior de Francia, dijo a periodistas en París el domingo que la policía había realizado controles a más de 1.7 millones de personas y que más de 90,000 de ellos estaban violando un cierre obligatorio. Los delincuentes reincidentes podrían enfrentar hasta € 3.700 en multas y seis meses de prisión, según la legislación aprobada el domingo por el Parlamento de Francia.

No hay peor sordo que el que no quiere oír

Frente a todos estos pedidos de cordura que llegan casi al límite de la súplica, al verse los gobiernos desbordados de enfermos y muertes, nosotros – los ciudadanos – hacemos oídos sordos y continuamos con nuestra vida al aire libre y de fiesta.

Su desafío a las instrucciones de aislamiento y a las recomendaciones científicas para combatir la pandemia del coronavirus han agravado los controles de las autoridades sobre la gente que intenta escapar al aislamiento provocado por las restricciones del virus. En algunos casos, estos rebeldes se resisten, amenazando a la policía mientras las autoridades expresan su indignación por las aglomeraciones públicas que podrían expandir el virus.

“Algunos consideran que son pequeños héroes cuando incumplen las normas”, dijo el ministro del Interior francés, Christophe Castaner. “Bueno, no. Usted es un imbécil, y especialmente una amenaza para sí mismo”.

Después de días en los que la gente incumplió las recomendaciones al negarse a quedarse en casa salvo por tareas esenciales, Francia envió el viernes a las fuerzas de seguridad a las estaciones de tren para impedir que la gente viajara a sus residencias de vacaciones, posiblemente expandiendo el virus a las zonas rurales o de costa, donde la infraestructura médica es menos robusta. El popular paseo parisino junto al río Sena fue clausurado, y en Niza se impuso un toque de queda por la noche.

El gobernador de Florida cerró todas las playas del estado después de que los medios emitieran durante días imágenes de fiestas universitarias mientras seguía creciendo la cifra de muertos por el brote, que ayer superó las 13.000 personas. Australia cerró la famosa playa de Bondi, en Sídney, tras la indignación de la policía por las imágenes de multitudes en el lugar.

El alcalde de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el sábado que las personas de entre 18 y 49 años suponían más de la mitad de los casos de coronavirus en el estado, advirtiéndoles de que “no eres Superman, y no eres Superwoman”. Cuomo dijo que en la gran red de parques de la ciudad, mucha gente incumplía las recomendaciones de distanciamiento social hasta que se prohibieron las congregaciones en grupo a partir del domingo por la noche.

Mientras los casos nuevos en China caían a cero en los últimos días, el director médico de la Clínica Internacional de Wuhan expresó su alarma porque la gente en otros lugares se negara a seguir las normas para contener el virus. El doctor Philippe Klein dijo que la gente debería mirar a China, donde se confinó a decenas de millones de personas, como un ejemplo a emular “con valor, con paciencia, con solidaridad”.

“Los exhorto a ustedes, los franceses, a aplicar las normas a nuestro modo”, dijo Klein, que es francés.

Unas 307.000 personas se han infectado en todo el mundo. Los rebeldes tienden a ir desde adolescentes aburridos a adultos adinerados que pueden viajar a sus casas de vacaciones. Incluso en Italia, donde la cifra de muertos superó la semana pasada a la de China, las autoridades seguían tratando de evitar que la gente saliera a tomar sol y visitar a amigos para escapar de la reclusión.

En Clichy-Sous-Bois, un suburbio parisino donde estallaron disturbios nacionales por acusaciones de acoso policial en 2005, una persona mordió a un policía que intentaba hacer cumplir las normas de cuarentena, indicó Linda Kebbab, vocera de un sindicato policial. Y una multitud amenazó con escupir a agentes que pretendían dispersar a la gente en la ciudad sudoriental de Lyon, aunque finalmente se marcharon, añadió.

En el sur de Alemania, el gobernador del estado de Baviera, Markus Soeder, lamentó que “aún haya fiestas de corona, hay jóvenes que tosen a los mayores y gritan corona por diversión y, sobre todo, se está formando un número increíble de grupos”.

La Policía Nacional en España, que tiene el segundo número más alto de infectados en Europa, por detrás de Italia, utiliza helicópteros para identificar a grupos de personas que se reúnen al aire libre.

En Murcia, las autoridades compartieron un video de la policía deteniendo a una persona paseando con un disfraz de dinosaurio de cuerpo entero, y tuiteó que “se permite el paseo de mascotas acompañadas de una persona, siempre con paseos cortos para hacer sus necesidades. El que tengas complejo de Tyrannosaurus rex no está contemplado”.

Y en Cataluña, la policía compartió la imagen de un hombre con una cabra atada con correa, y que parecía intentar aprovechar la excepción para paseo de mascotas.

Hasta dónde llega el grado de estupidez humana para no entender que estamos caminando por “la delgada línea roja” entre la vida y la muerte nuestra o de nuestras familias, amigos, vecinos, compañeros de trabajo…… .

¿Cuál es el número de muertes que necesitamos ver en la pantalla del televisor para asustarnos de verdad? Espero no estar yo ni tú en ese número cuando aparezca.

Por favor #QuedateEnCasa

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO