COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México existen más de 70 millones de personas con acceso a Internet, además, es el segundo país de América Latina con mayor penetración de dispositivos móviles, utilizados en su mayoría en aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales, entretenimiento, video y movilidad. Sin embargo, el porcentaje de personas y empresas que aprovechan esa conectividad para su productividad laboral es menor.

Un estudio reciente de la consultora IDC señala que 61% de las empresas mexicanas tienen a 75% de sus ejecutivos utilizando dispositivos móviles para la ejecución de tareas empresariales, además 43% de ellas asegura que 75% del personal operativo también lo hace para desempeñar sus labores. “Estas cifras hacen suponer que más del 50% de los empleados en México utilizan dispositivos móviles y aplicaciones empresariales para aportar valor a las empresas, ya sea para la operación, acercarse o atraer a los clientes, pero no es tan real”, aseguró Gustavo Parés, director general de Nearshore Delivery Solutions.

“Las empresas invierten en tecnología principalmente para modernizar sus sistemas, la ciberseguridad, y la infraestructura con cómputo en la nube”, dijo Parés. Sin embargo, cuando nos vamos a otras áreas como Internet de las Cosas, cómputo cognitivo, inteligencia artificial, realidad virtual, realidad aumentada y robótica, la cantidad de empresas que realmente apuestan a estas áreas son muy pocas. No está entre sus prioridades.

“Llama la atención que quieren migrar sus aplicaciones on premise hacia la nube, pero una cosa es lo que desean y otra lo que hacen. Las áreas de tecnología son las que impulsan esa modernidad, pero solo tienen un 20% de esa decisión, mientras que los ejecutivos, que buscan reducir los costos con nuevas tecnologías, sólo tienen 3% de ese poder. Por lo que la intención se queda en la lista de los deseos”, detalló Vicente Cubells, director de tecnología de Nearshore Delivery Solutions.

Gran parte de este problema radica en barreras como el riesgo de llevar los servicios críticos de la operación hacia la nube, argumentando que no son dueños de la infraestructura o que no está físicamente dentro de los límites nacionales con leyes que las regulen. También está el problema de la mala calidad de los servicios de conectividad en el país, que con sus fallas afectan la operación de los negocios y los empleados no acceden a las aplicaciones de productividad. “Si esto ya ocurre con la infraestructura dentro del país, qué se esperaría cuando se suban a la nube. Son temas que les preocupan a las empresas”, agregó Cubells.

Por su parte, Gustavo Parés detalló que otro de los inhibidores por lo que las empresas no invierten en tecnología, es el costo, ya que los tomadores de decisión siguen con los procesos tradicionales en mente, dejando de lado que el modelo de negocio de la nube es bajo consumo, evitando la subutilización de la infraestructura, mantenimiento, actualización y operación.

“Muchas industrias en México podrían beneficiarse con la implementación de soluciones como Internet de las Cosas (IoT), pero sólo 30% de las empresas del país están trabajando en ello, mientras que 52% argumenta que no planea invertir en este tipo de tecnología en el mediano plazo”, recalcó Parés.

Las empresas están acostumbradas a comprar cuando necesitan una tecnología o un empleado. Pero la transformación digital es un proceso, no es algo que se pueda comprar de la noche a la mañana, por lo que primero deben tener una estrategia definida. “Se debe invertir en digitalización e innovación, las empresas tienen que aventurarse y trabajar de la mano con las Universidades. ¿Dónde está la innovación?, en las universidades. ¿Dónde se aplica la innovación?, en las industrias. Pero si están aislados, el desarrollo de las empresas se retrasa por esa falta de talento”, finalizó el director de tecnología en Nearshore Delivery Solutions.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO