COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2018 fue sin duda un año transformador para la innovación tecnológica. Vimos el desarrollo temprano de la computación ambiental, la teletransportación cuántica, las capas de invisibilidad, los  avances de la genómica  e incluso los robocops. De acuerdo, no estamos volando en nuestros propios autos como lo hicieron los Jetsons todavía, pero estamos más cerca.  En 2019 continuaremos en el camino de la transformación y nos expandiremos aún más para adoptar tecnologías inmersivas de vanguardia. ¿Qué hay por delante para el año que viene? Imagino cuatro áreas de tecnología emergente que impactarán significativamente nuestras vidas en 2019.

  1. El Internet de las cosas y las ciudades inteligentes.

El Internet de las cosas (IoT) se refiere a la idea general de dispositivos y equipos que son legibles, reconocibles, localizables, direccionables y / o controlables a través de Internet.  Esto incluye todo, desde electrodomésticos, tecnología portátil y automóviles. En estos días, si se puede encender un dispositivo, lo más probable es que se pueda conectar a Internet. Debido a esto, los datos se pueden compartir rápidamente en una multitud de objetos y dispositivos, lo que aumenta la velocidad de las comunicaciones.

“Internet de las cosas”, “La Internet de todo”, predice que 50 mil millones de dispositivos (incluidos nuestros teléfonos inteligentes, aparatos y equipos de oficina) estarán conectados de manera inalámbrica a través de una red de sensores a Internet para el año 2020.

El término “Ciudad inteligente” implica crear una infraestructura pública / privada para llevar a cabo actividades que protejan y aseguren a los ciudadanos. El concepto de ciudades inteligentes integra comunicaciones (5-G), transporte, energía, recursos hídricos, recolección de residuos, tecnologías de construcción inteligente y tecnologías y servicios de seguridad. Son las ciudades del futuro.

IoT es el engranaje de Smart Cities que integra estos recursos, tecnologías, servicios e infraestructura. La firma de investigación Frost & Sullivan estima que el potencial del mercado global combinado de los segmentos de Smart City (transporte, salud, construcción, infraestructura, energía y gobierno) será de $ 1.5 billones ($ 20B para 2050 solo en sensores, según Navigant Technology).

  1. Inteligencia Artificial (IA)

La inteligencia artificial emergente (AI), el aprendizaje automático, la interfaz hombre-computadora y las tecnologías de realidad aumentada ya no son ciencia ficción. Los avances tecnológicos que hacen girar la cabeza nos permiten obtener mayores conocimientos basados ​​en datos que nunca antes.

El debate ético sobre la IA es ferviente sobre las implicaciones amenazadoras de tecnologías futuras  que pueden pensar como un ser humano (o mejor) y tomar sus propias decisiones. La creación de una entidad tipo “Hal”, como se muestra en la película de Stanley Kubrick, 2001 A Space Odyssey, no es exagerada.

Para aprovechar verdaderamente nuestra capacidad de usar información basada en datos, debemos asegurarnos de que nuestra forma de pensar sobre cómo utilizar mejor estos datos se mantiene al ritmo de su disponibilidad. La gran mayoría de los datos digitales no está estructurada: una compleja malla de imágenes, textos, videos y otros formatos de datos. Las estimaciones sugieren que entre el  80% y el 90% de los datos mundiales no están estructurados  y crecen a un ritmo cada vez más rápido cada día. Incluso para comenzar a dar sentido a esta cantidad de datos, se requieren tecnologías avanzadas. La inteligencia artificial es el medio por el cual se procesan estos datos hoy, y ya es parte de su vida cotidiana.

En 2019, las empresas y los gobiernos continuarán desarrollando tecnología que distribuye software de inteligencia artificial y aprendizaje automático a millones de gráficos y procesadores de computadoras en todo el mundo. 

  1. Computación cuántica

El mundo de la computación ha sido testigo de avances sísmicos desde la invención de la calculadora electrónica en la década de 1960. Los últimos años en el procesamiento de la información han sido especialmente transformadores. Lo que antes se pensaba que eran fantasías de ciencia ficción ahora son realidades tecnológicas. La computación clásica se ha vuelto exponencialmente más rápida y más capaz, y nuestros dispositivos habilitadores son más pequeños y más adaptables.

Estamos comenzando a evolucionar más allá de la computación clásica hacia una nueva era de datos llamada computación cuántica. Se prevé que la computación cuántica nos acelerará hacia el futuro al impactar el panorama de la inteligencia artificial y el análisis de datos. La potencia y la velocidad de la computación cuántica nos ayudarán a resolver algunos de los desafíos más grandes y complejos que enfrentamos como seres humanos.

Gartner describe la computación cuántica como: “El uso de estados cuánticos atómicos para efectuar la computación. Los datos se mantienen en qubits (bits cuánticos), que tienen la capacidad de mantener todos los estados posibles simultáneamente. Los datos almacenados en qubits se ven afectados por los datos mantenidos en otros qubits, incluso cuando están separados físicamente. Este efecto se conoce como enredo ”. En una descripción simplificada, las computadoras cuánticas usan bits o qubits cuánticos en lugar de usar bits binarios tradicionales de unos y ceros para las comunicaciones digitales.

El futurista Ray Kurzweil dijo que la humanidad podrá “expandir el alcance de nuestra inteligencia un billón de veces” y que “el poder de la computación se duplica, en promedio, cada dos años”. Recientes avances en física, nanotecnología y ciencia de los materiales han traído nosotros en una realidad informática que no podríamos haber imaginado hace una década.

  1. Ciberseguridad (y gestión de riesgos)

Muchas corporaciones, organizaciones y agencias han continuado siendo violadas a lo largo de 2018 a pesar de las inversiones en ciberseguridad en el aseguramiento de la información. Las amenazas cibernéticas se vuelven más sofisticadas y mortales con cada año que pasa. La firma Gemalto estimó que las brechas de datos comprometieron 4.5 mil millones de registros en la primera mitad de 2018. Y un estudio de la Universidad de Maryland encontró que los hackers ahora atacan las computadoras cada 39 segundos.

En 2019, nos enfrentaremos a una nueva y más sofisticada gama de desafíos de seguridad física y ciberseguridad (incluidas las herramientas automatizadas de piratería informática) que representan un riesgo importante para las personas, los lugares y las redes comerciales. Los nefastos actores de amenazas globales son terroristas, delincuentes, piratas informáticos, delincuencia organizada, individuos maliciosos y, en algunos casos, estados nacionales adversarios.

Lo físico se ha fusionado con lo digital en el ecosistema de ciberseguridad. Cuanto más digitalmente interconectados seamos en nuestra vida laboral y personal, más vulnerables nos volveremos. Ahora todos y cualquier cosa conectada es un objetivo. La ciberseguridad es el pegamento digital que mantiene en funcionamiento a IoT, Smart Cities y nuestro mundo de máquinas, sensores, aplicaciones y algoritmos convergentes.

Abordar la amenaza cibernética de 2019 también requiere la incorporación de una mejor y más calculada estrategia de concientización del riesgo y seguridad de la gestión por parte del sector público y privado. Una estrategia de gestión de riesgos de ciberseguridad de 2019 deberá ser integral, adaptable y elevada a la C-Suite.

Fuente: Forbes

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO