COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Investigaciones del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) ha ratificado la desaparición de 10 playas arenosas a causa de la acción combinada del hombre y el efecto destructivo del oleaje de los huracanes y otros eventos.

El Instituto de Oceanología del Citma reconoce la existencia de un total de 414 playas con una longitud aproximada que sobrepasa los 900 kilómetros del total de las costas del país.

El 82% de las 430 playas arenosas cubanas muestra indicios de erosión y se estima un retroceso de la línea de costa de a un ritmo anual de 1.2 metros, indican estudios del Citma.

Ese retroceso en las zonas costeras, uno de los efectos del cambio climático, puede ser incluso superior en algunos sectores del litoral, según explicó la directora de Medio Ambiente del Citma, Odalys Goicochea.

Cuba está inmersa en un proceso de ordenamiento territorial de sus zonas costeras para protegerlas de las agresiones de la naturaleza y de los seres humanos, y de manera especial para preservar sus playas, señaló la experta.

Goicochea explicó que desde hace años muchas instalaciones se edificaron sobre las dunas, lo que ha contribuido a la destrucción y deterioro de las playas de la isla, situación que ha requerido de diversas acciones como la construcción de los hoteles después de la primera línea de costa.

La directiva del Citma precisó que la protección y recuperación de las playas erosionadas es parte de un plan gubernamental denominado “Tarea Vida”, que recoge diferentes medidas para su restauración y conservación con el propósito de mitigar el impacto del cambio climático.

 

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO