COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cumplo tiene como misión democratizar el sistema financiero, conectando a empresas que necesitan financiamiento para crecer con personas que están dispuestas a prestarles el dinero, a una tasa justa.

A través de la tecnología, Cumplo logra desintermediar el sistema financiero, haciéndolo más justo y accesible para empresas e inversionistas.

El objetivo de Cumplo es que las empresas paguen tasas justas y que todas las personas puedan ahorrar su dinero obteniendo rentabilidades atractivas para impulsar su crecimiento.

Los inversionistas solo deben seguir 4 sencillos pasos:

1 Registrarse y elegir en qué invertir.

Después del registro en la plataforma se revisan las oportunidades de inversión disponibles, se proporciona toda la información para que tomen una decisión.

2 Simular y comparar.

En este paso el inversionista conoce el rendimiento y lo compara con otras oportunidades disponibles que también le interesen.

3 Invertir.

Se selecciona la inversión y se realiza la transferencia desde el celular.

4 Rendimientos.

La inversión y rendimientos estarán disponibles en la cuenta virtual del inversor, listos para reinvertir o retirar.

Así de sencillo es el modelo de Cumplo:

1 La empresa solicita financiamiento en la plataforma de Cumplo.

2 El equipo de riesgo evalúa la solicitud y, de aprobarse, se publica en la plataforma a una tasa y un plazo determinado.

3 Cada inversionista decide si invertir o no en la solicitud, prestando dinero a la empresa.

4 Cuando se alcanza el 100% del crédito, la empresa recibe el dinero para financiarse.

5 Una vez que el crédito se paga, los inversionistas reciben el dinero que prestaron más los intereses obtenidos.

Los tipos de créditos que Cumplo ofrece son:

Factoraje a proveedores

Instrumento financiero con el cual las empresas ofrecen alternativas de pronto pago a sus proveedores a través de Cumplo, tomando como garantía sus cuentas por pagar.

Crédito factura (factoraje)

Crédito a corto plazo (máximo 120 días), donde la empresa es financiada al tomar como garantía sus cuentas por cobrar (facturas).

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO