COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

(Internacional) Instagram no finalizó el año de buena manera. La empresa de servicios que permite agregar efectos a las fotos y compartirlas en Internet, y que fue adquirida hace unos meses por Facebook por el monto de 715 millones de dólares, ha recibido una demanda colectiva de parte de sus usuarios.

Esta propuesta de demanda presentada ante un tribunal federal de San Francisco, en los Estados Unidos, se generó a partir de que la compañía decidió cambiar las condiciones de uso de su servicio, modificaciones que comenzarán a aplicarse el 16 de enero y que no fueron bien recibidas por los usuarios.

Respecto a los cambios anunciados, la red social informaba de que tenía intención de reservarse el derecho a vender las fotos de sus usuarios, por ejemplo para publicidad, sin tener obligación de informarles y sin remunerarles por ello.

La reacción a este anuncio fue claro: de acuerdo a los datos recopilados por AppData, Instagram vio el número de sus usuarios diarios activos -que accedían al servicio vía Facebook- caer a 12.4 millones el viernes pasado desde 16.4 millones que registraba la semana pasada, lo que marca un descenso del 25%.

Asimismo, el fundador de Instagram y presidente ejecutivo Kevin Systrom se retractó parcialmente unos días más tarde, borrando el texto sobre la visualización de fotos sin una compensación. Aunque mantuvo los términos que le otorgan la posibilidad de colocar anuncios junto con el contenido del usuario, e indicando que no siempre se podrá identificar los servicios pagos, entre otras cosas.

COMPARTIR:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

NO COMMENTS

DEJAR UN COMENTARIO